Inicio Noticias “La espontaneidad”, por Francesc Canals

“La espontaneidad”, por Francesc Canals

0

“La espontaneidad, a su vez, es el conjunto de acciones inconscientes del proceder humano, resultante de la manifestación instintiva opuesta a cualquier razonamiento”, Luis M. Labath.

El otro día, al finalizar una sesión de entrenamiento personal, hablaba con una jugadora, de cómo se sentía ella en la pista, concretamente, cuando estaba jugando un partido.

Ella es una jugadora muy exigente consigo misma, y excesivamente analítica, con la consecuencia, de ponerse nerviosa delante de un error. Este exceso de análisis, le lleva a la parálisis, y a la frustración.

En nuestro cerebro, el sistema límbico, es el responsable de todos los estados emocionales, donde podemos encontrar, la confianza.

Cuando se obliga a una jugadora a tomar decisiones únicamente con la parte racional del cerebro, acaba pensando demasiado.

Por el contrario, la jugadora que toma decisiones desde la intuición, son más rápidas y de mejor calidad.

Necesitamos que la jugadora tenga ese punto de espontaneidad, la cual, se va perdiendo con la edad, como consecuencia de repetir inconscientemente los hábitos que se adquieren en los entrenamientos.

Debemos pensar que le 40% de las decisiones que tomamos son hábitos, y con el paso del tiempo cuesta mucho cambiarlos.

A partir, de un sistema de entrenamiento regido por excesivas normas, estas limitan el crecimiento, y traen consigo: el miedo, la duda y las creencias limitantes.

La enseñanza mal dirigida, entorpece la capacidad natural e innata del aprendizaje, negando la espontaneidad de la jugadora.

Los entrenamientos deben buscar la creatividad y la diversión, lo cual, generará inquietudes que llevarán a la mejora.

El juego en la calle se ha perdido, por lo tanto, los entrenamientos deben servir de aprendizaje para poder divertirse.

No podemos coartar desde edades  tempranas, la espontaneidad de la jugadora, y sí incentivar el reto, diseñando tareas que tengan un tanto por ciento de espontaneidad.

Mozart, con tan solo cinco años componía obras musicales, y su inquietud le llevó en busca de una mejora continua.

I’m afraid to jump: jump!!!

Francesc Canals

Entrenador Superior

Director de I am Winners