Inicio Noticias “Abriendo la mente”, por Cristina Miguel de la Rosa

“Abriendo la mente”, por Cristina Miguel de la Rosa

0

Día tras día te sientas delante de tu pizarra, de tu libreta, del ordenador… y preparas una y otra vez tus sesiones de entrenamiento para dar lo mejor cada día de trabajo. Muchas veces tus sensaciones son buenas, son las mejores y piensas que va todo controlado de cara al fin de semana.

Poco a poco, y a medida que te vas sentando en más partidos al frente de un equipo adulto te das cuenta de que hay tantísimos factores que no habías tenido en cuenta… bien porque crees que tus jugadores ya lo deberían de saber, son cosas que no hay que decirle a un jugador senior nacional, no tengo tanto tiempo como quisiera de pista y voy a priorizar el trabajo ¿Esta es la idea correcta? ¿Quién dijo que la formación terminaba?

Gracias a ponerme al frente de un equipo senior nacional masculino he podido aprender muchas cosas, darme cuenta de que realmente hay tantas cosas que seguir trabajando y otras muchas que deberíamos trabajar desde que nuestros jugadores son mucho más pequeños… Nuestro inicio de liga no ha sido fácil, hemos llegado a las tres derrotas consecutivas. Es cierto que ha medida que han ido pasando los partidos las sensaciones y los errores han ido mejorando, pero ha habido dos factores determinantes para que esa ansiada victoria no llegara hasta el 4 partido. El rebote y las pérdidas de balón.

Hoy me voy a centrar en el rebote. Creo que es un fundamento muy poco trabajado pero que al final tiene una importancia vital para los buenos resultados. Hablando de nuestro equipo… en los primeros tres partidos nos cogieron más de 15 rebotes ofensivos, es decir, más de 15 veces que permitimos una segunda opción de tiro, más de 15 veces que no corremos tras rebote, más de 15 veces que tenemos que seguir defendiendo y en definitiva, que no tenemos el balón.

Si buscas en internet la definición de rebote nos dice que “es el acto de conseguir la posesión del balón después de un lanzamiento de campo o de un tiro libre fallado. Son uno de los objetivos fundamentales de los jugadores altos de un equipo, aunque cualquier jugador en pista puede intentar conseguirlos”.

En mi opinión esto ha cambiado ya que no solo depende ya de los jugadores altos de un equipo, en categorías de formación muchas veces no tenemos jugadores altos, o todos son altos, normalmente no tenemos esas posiciones marcadas y esto debe de ser un trabajo de todos. Si hablamos de categorías superiores muchas veces incluso no estamos defendiendo al hombre y en una defensa zonal encontramos que uno de nuestros pequeños queda emparejado con un grande del otro equipo y todavía tenemos que focalizar más la atención en no permitir que ese jugador coja el rebote.

He estado desde la primera jornada comentando esto con muchos entrenadores con los que convivo en mi día a día y he llegado a la conclusión de que controlar el rebote defensivo es determinante, pero que atacar el rebote ofensivo nos permite que el otro equipo no corra, así es que intento darle una importancia en las sesiones que a lo mejor antes no le hubiera dado.

 Me gustaría presentaros un par de ejercicios que he podido grabar, entre otros muchos que hemos trabajado, y una serie de normas sobre las que hablamos y que, en mi opinión, nos han ayudado totalmente a conseguir nuestra primera victoria, justo, y a lo mejor es casualidad, el día en que dejamos el equipo rival en menos de 10 rebotes ofensivos, los cuales fueron todos en la primera parte del partido. (al descanso íbamos 16 abajo y terminamos ganando el partido de 10)

https://www.youtube.com/watch?v=A9Tq6EVtDBY

Normas sobre las que hemos trabajado.

  •  Reacción tras un tiro, tanto en ataque como en defensa, hay un tiro y tiene que haber una reacción.
  •  Contacto siempre dentro de la zona, ningún jugador entra al rebote limpio.
  •  Defensivamente no es tanto que yo lo coja como que mi jugador no lo coja.
  •  Ganar espacio para poder atacar el balón.
  •  Físicamente: controlar tanto el timing de salto, como tener la estabilidad suficiente para saltar mientras aguantas choques, dureza en los contactos.
  •  Ser inteligente sabiendo a quien defiendes (si ataca el rebote, si soy superior físicamente…)
  • La defensa no termina hasta que tenemos el balón.
  • En ataque no me quedo parado, si no bajo al balance tengo que entrar como loco a por el rebote ofensivo.

Cuando yo era jugadora no es algo en lo que mis entrenadores hubieran incidido con especial atención o era algo que yo tenía muy interiorizado y no necesitaba que me lo repitieran, pero a medida que vas viendo más baloncesto te das cuenta que son fundamentos que deberíamos de hablar mucho más en categorías de formación, que es un fundamento más a tener en cuenta a la hora de hacer un scouting del otro equipo y que seguramente y en mi equipo en concreto si controlamos esas segundas opciones de tiro del otro equipo o tenemos más tiros tras canastas falladas podremos competir el doble que si no lo tenemos en cuenta. Me encanta seguir aprendiendo día tras día, de los propios fallos y me encanta poco a poco que a través del trabajo aparezcan resultados.

GRACIAS POR EL TRABAJO, VAMOS A POR LA SEGUNDA.

Cristina Miguel de la Rosa

Directora Técnica del Club Náutico (Sevilla)

Directora del blog Del Balón a la Pizarra