Suscripciones
Inicio Noticias

0
Me gusta mucho ver como entrenan otros compañeros a sus equipos, ahora que estoy jubilado y no entreno cuando puedo observo algunos entrenamientos y me fijo con detenimiento como se trabaja en ellos. Aprendo mucho de todos y aprecio que el trabajo con las categorías base o de formación cada vez es mucho mejor.
No obstante y sin ánimo de sentar cátedra ni mucho menos, ¡Dios me libre!observo que en líneas generales se dedica poco tiempo a la corrección de los errores o en otros caso no se enfoca este aspecto de la forma mas conveniente posible.
Y sobre este aspecto es en el que quiero incidir, porque desde mi punto de vista el jugador no aprende por arte de magia y aunque en la actualidad se defiende mucho hacer ejercicios globales e integrados y se espera que el jugador descubra por si mismo las dificultades, que sea capaz por si mismo de encontrar soluciones y consiga mejorar en su toma de decisiones, si no es capaz de realizar correctamente los fundamentos básicos individuales (técnica individual) y a ello le unimos la aplicación de la técnica individual al juego (táctica individual), será difícil que el jugador por si mismo y sin la ayuda del entrenador deje de cometer errores.
No quiero establecer ninguna comparación entre los entrenadores mas veteranos y los mas actuales, pero si aprecio que en las generaciones anteriores de entrenadores se trabajaba con mas meticulosidad este aspecto de corrección de errores, que para mi es fundamental.
Partimos de la base de que en general los jugadores suelen estar muy abiertos a las correcciones de los entrenadores (muy especialmente cuando se trata de categorías base) y todos persiguen mejorar en su juego a nivel individual y que ello se refleje en el trabajo del equipo.
CORREGIR, ¿QUÉ, COMO y CUANDO?
Corregir adecuadamente requiere una gran psicología, debemos hacer ver al jugador que puede y debe mejorar, pero al mismo tiempo tenemos que conseguir que el jugador capte que tenemos confianza en él.
Debemos considerar que cada jugador tiene una personalidad y no todos aceptan de la misma manera las correcciones, además el estado de ánimo que ese día tengan también puede influir en la respuesta que el jugador pueda dar ya que las situaciones personales, familiares o laborales pueden ser muy diferentes de unos a otros y les pueden afectar.
1) QUÉ
Como entrenadores debemos tener claro qué es lo que queremos corregir en cada momento, sabiendo cuales son nuestros objetivos de mejora y los pasos que debemos seguir con los jugadores para su mejor progresión y rendimiento. No adelantar pasos, primero uno y luego otro.
No caer en el error de creer que el jugador ya sabe lo que nosotros comprendemos. A veces no explicar algo sencillo pensando que lo entienden suele ser perjudicial, al jugador le cuesta aceptar delante de sus compañeros que no comprende algo.
Corregir todo aquello que creamos necesario, pero al mismo tiempo ser positivo y animar a los jugadores tras las correcciones, que sientan que mejoran y lo mas importante que nosotros lo valoramos y nos damos cuenta de ello.
2) COMO
El método ideal para corregir es dar una paliza con caricias.
Explicaciones claras y sencillas. No se trata de dar un CLINIC cada vez que corregimos.
El tono con el que hablemos a los jugadores es muy importante, la forma de hablar debe ser estudiada (alta pero sin voces,  clara, breve, concisa).
Aprender de los errores, el primer error suele ser del jugador, los que vienen detrás pueden ser evitados por el entrenador.
A veces una simple orden o corrección basta. Ej: ¡Oye, no mires el balón! 
Una estrategia que da resultados es dar instrucciones a todos en general para corregir a uno en particular, especialmente para no señalar siempre a los mismos.
En ocasiones el sarcasmo surte efectoEj: ¡Vale tío, 1 contra 5!
Corregir bien, una y no diez cosas a la vez, saber conexionar y relacionar las cosas.
Máxima importancia a la corrección del error pero desde la positividad y no de la negatividad, ¡no hagas esto! ¡eso está mal! ¡tu no tires! y expresiones parecidas, deben desaparecer del diccionario del entrenador. ¡PROHIBIDO PROHIBIR, CORREGIR NO ES PROHIBIR!
3) CUANDO
Saber como interrumpir para corregir sin que el entrenamiento pierda calidad (sobre la marcha, a un determinado jugador, a todo el equipo, etc)
Si tenemos que corregir algo, hacerlo sin que se pierda el ritmo del entrenamiento.
Si la corrección es general o colectiva no importa parar el entrenamiento (hacerlo lo menos posible, porque los jugadores se enfrían y cuando reanudamos el entreno ya no es lo mismo)
Si la corrección es individual podemos hacer un aparte con el jugador y decirle lo que queremos. También podemos esperar a que acabe el ejercicio y luego hacerlo.

Eduardo Burgos

Entrenador Superior de Baloncesto

Director del Blog de baloncesto Viveelbasket

0

Parto de la base que todo se puede mejorar y siempre.Es una cuestión de actitud, ilusión, motivación, creencia de que en el camino para mejorar no tiene límites. Entiendo que cualquier oportunidad de crecimiento y mejora se va encontrando fuera de la llamada: zona de confort.

Debemos mejorar a partir de los entrenamientos, pero no todos los entrenamientos nos harán mejorar y no por mucho que entrene mejoraré.Los entrenamientos deben estar bien dirigidos, basados en un aprendizaje que no consista en hacer una simple repetición sino buscar la excelencia de la misma, que esté bien orientada y dirigida, basada en la calidad.

Estoy cada día más convencido que los jugadores son los que inventan/crean, y los entrenadores innovamos desde la reutilización de los recursos que vemos del jugador, los cuales, tendríamos que aplicarlos en nuevas situaciones.

Por lo tanto, debemos preocuparnos de que los jugadores piensen por ellos mismos, para que sean capaces de tomar decisiones difíciles: inventen y creen. Si centramos nuestros esfuerzos en el camino para llegar a la meta, nos dará mucho más bagaje para mejorar que si sólo vemos la meta.

Si trabajamos en la evolución del jugador, nos llevará a nuestra mejora como entrenador.

” A menos que la persona sea un excavador,un cazador o un buscador que va con el pico y la pala a la vieja usanza, hoy en día es prácticamente imposible alcanzar el éxito por uno mismo “.  Benjamín F.Fairless.

i’M AFRAID TO JUMP: JUMP!!!

Francesc Canals

Entrenador Superior de Baloncesto

Director de la Empresa I am Winners

0
Estoy seguro que con los comentarios y las opiniones que voy a emitir en este artículo no voy a descubrir la pólvora, posiblemente todos los consejos que voy a dar estén ya mas que inventados, pero creo que es conveniente que el entrenador reflexione cuando esté en el banquillo y que se use el mayor sentido común posible, ya que a veces por los nervios o por la tensión perdemos un poco los papeles, nos precipitamos y tomamos decisiones equivocadas que con toda seguridad con la mente fría no cometeríamos.
Este decálogo no está en ningún curso de entrenador ni en ningún tratado de psicología, pero si en la cabeza de quién ha estado dirigiendo partidos de baloncesto durante mas de 30 años y son consejos que a mí me han servido y creo que pueden ayudar a otros entrenadores.
DECÁLOGO
1) Observar las miradas de los jugadores
Mirando las caras y especialmente fijándonos en la expresión de los ojos de los jugadores si somos observadores podemos extraer muchas conclusiones: estados de ánimo, nivel de concentración, estados de ansiedad, capacidad de respuesta, etc.
2) Paciencia, tranquilidad
Los nervios no llevan a ningún sitio, es cierto que el entrenador tiene que tomar decisiones rápidas, pero si está tranquilo será mas coherente y equilibrado en las opciones elegidas. A veces no podemos sentar en el banquillo a los jugadores al menor fallo, hay que tener la paciencias necesaria para dejarle que entre en ritmo, que se asiente en el juego, etc.
3) Dar confianza, si te caes te puedes levantar
El jugador tiene que sentir en el campo que tiene la confianza de su entrenador. Debemos tener todos muy claro que el baloncesto es un juego de aciertos y errores, que el el fallo forma parte del juego. Nos podemos equivocar, podemos errar, pero tenemos que saber siempre que aunque nos caigamos también tenemos la capacidad de levantarnos. La mejor manera de rectificar es siempre defender mejor (en esto nunca debemos de dejar de ser exigentes). Si fallas no te lamentes, defiende la siguiente jugada con mas intensidad.
4) Hablar poco, lo justo y adecuado
Los entrenadores en nuestro afán por corregir detalles damos demasiadas consignas a la vez y volvemos locos a los jugadores, “lo breve si bueno dos veces bueno”. No atiborremos de conceptos en los tiempos muertos a nuestros baloncestístas, el jugador está muy tensionado y es difícil que pueda captar demasiadas ideas a la vez. Como dice un viejo proverbio chino, “Cuando hablemos debemos procurar que nuestras palabras sean mejores que el silencio”
5) Controlar la euforia y los enojos
No nos dejemos dejar llevar por demasiado optimismo o euforia cuando las cosas nos rueden demasiado bien, no hagamos promesas que después no seamos capaces de hacer cumplir. Tampoco es bueno enojarse o enfadarse constantemente, mejor saber contar hasta diez en determinados momentos.
6) Poner en prácticas nuestras ideas, pero ser flexibles al mismo tiempo
El entrenador no debe tener nunca miedo a tomar decisiones equivocadas, si cres en algo debes ser fiel a ti mismo. Pero al mismo tiempo, si nos damos cuenta que hemos elegido un sendero inadecuado, podemos parar y enderezar el rumbo, no hay que ser obstinados si a la carretera no le vemos la salida. Cosas claras y objetivos concretos, no ser veletas en nuestras decisiones.
7) Ser justo con los jugadores
El jugador debes saber que el estar mas minutos en la cancha no es un premio o un castigo, sino una consecuencia de un conjunto de factores (aptitud, actitud, disciplina, concentración, intensidad, etc).
8) No pensar demasiado en anteriores partidos
Aunque hay que analizar los partidos, ver donde nos equivocamos y corregir errores, mirar el pasado es como correr tras el viento, cada partido es un mundo y no debemos obsesionarnos con lo anterior, el jugador debe sentir en su interior el poder de revertir la situación, la esperanza del cambio y de la mejora. No hay que dar demasiadas vueltas a lo ya pasado, usemos el pasado como un trampolín y no como un diván.
9) Que nadie tome las decisiones por ti
El entrenador es el máximo responsable, debemos tener personalidad, que nadie tome las decisiones por nosotros. Si nos equivocamos, moriremos con nuestros principios y con nuestras ideas, ya se encargará alguién de indicarnos si nos estrellamos por donde el carro no debía pasar. Eso sí, lo harán a posteriori y no a priori que es cuando nosotros tenemos que elegir las mejores opciones.
10) Ser conscientes que del éxito al fracaso hay una distancia muy corta
El entrenador debe tener muy en cuenta que de estar arriba a estar abajo hay un solo paso. Se pasa en muy poco tiempo de los sublime a lo ridículo, del aplauso al silbido, por ello debemos huir de los elogios, aunque eso sí tratar de merecerlos. La mejor manera de abandonar un banquillo es haya o no ganado tu equipo, es salir con la conciencia del deber cumplido.

Eduardo Burgos

Entrenador Superior de Baloncesto

Director del Blog de baloncesto Viveelbasket

0

ESTRATEGIAS PARA LA PREVENCIÓN Y READAPTACIÓN FUNCIONAL DE LESIONES EN BALONCESTO

A través de este articulo pretendo dar a conocer de manera genérica la etiología de las posibles lesiones que se pueden desencadenar con la práctica del baloncesto. Es muy importante aclarar que no existen recetas y que es fundamental que este trabajo esté siempre supervisado por un profesional (médicos, fisioterapeutas, readaptadores deportivos y preparadores físicos).

Como ya sabemos el baloncesto es un deporte de contacto y este contacto con los propios compañeros y rivales del otro equipo puede inducir al algún tipo de lesión por contusiones, golpes, bloqueos, saltos, caídas etc, pero no podemos olvidar que también la gran mayoría de las lesiones producidas en nuestro deporte aparecen por condicionantes ajenos al equipo rival como son el tipo de material (parquet de madera, suelo sintético, slurry, goma, hormigón…) y estado de la superficie de juego (Capacidad de absorción de impactos, suelos flotantes, longevidad de la superficie de juego, mantenimiento de la misma…), los gestos técnicos de cada jugador, la condición física de los practicantes, el control de las cargas de entrenamiento (carga interna y externa) o la planificación de la temporada que esté siguiendo el staff técnico; sin olvidarnos de las lesiones previas que hayan sufrido los jugadores, factores genéticos, o las zonas mas propensas a sufrir lesiones debido a desequilibrios o desajustes musculo-esqueléticos, que pueden llevar a que los deportistas sufran recidivas o generen puntos débiles susceptibles a una aparición de una futura lesión. (Hernández.D)

Para poder minimizar el riesgo de lesiones nos podemos ayudar de estrategias para la valoración funcional de nuestros jugadores/as, dotar de mucha importancia a la individualización y personalización en el trabajo físico (trabajando por separado en posiciones “bases” “escoltas y aleros” y “ala-pivots y pivots”) y centrarnos en las características fisiológicas de cada jugador para personalizar ese trabajo. (ASEPREB 2018)

El trabajo funcional correctamente administrado, el desarrollo de adecuados programas de fuerza (tanto dentro como fuera de la pista), el adecuado control de las cargas de entrenamiento y el trabajo sensorimotor individualizado, parecen ser las estrategias más eficaces para la prevención de lesiones.

Una vez que aparece la lesión, es de vital importancia establecer protocolos personalizados de reeducación y readaptación funcional de lesiones.

Daniel Hernández

Actual Preparador Físico del San Pablo Burgos de Liga Endesa

0
Una de las defensas que bien ejecutadas suele provocar muchas dificultades para ser atacada por los equipos en la defensa zonal 1-3-1, esta defensa se puede realizar de diferentes formas, a toda la cancha, a 3/4 de pista, a media cancha, zona 1-3-1 tradicional (ocupando un espacio parecido a cualquier zona normal), etc.
En la historia del baloncesto ha habido entrenadores que han destacado notablemente en la aplicación de este tipo de zona, famosa  fue la zona que realizaba el Milán de Dan Peterson, otro entrenador que la trabajó con notable éxito fue Aito García-Reneses en el FC Barcelona y posteriormente en el DKV Joventut, Alfred Julbe también la ha aplicado a sus equipos con muy buenos resultados (con el CAI Zaragoza hizo estragos en la liga LEB), etc. Sin vanidad y con modestia también debo decir que en Córdoba fui en su momento uno de los entrenadores pioneros en utilizar esta zona (los que conocen la historia del baloncesto cordobés así lo pueden atestiguar).
La defensa en zona 1-3-1 se diferencia de las demás en su intensidad y en su agresividad, no es una zona de verlas venir sino que pretende recuperar el balón  y sacar al rival de su ritmo normal de ataque, haciendo variar su forma de circular el balón, sacando al rival de sus posiciones habituales de ataque y provocando el fallo del contrario, no esperar simplemente a que falle sus tiros.
Quiero insistir en que se trata de una defensa con riesgos, nosotros debemos poner en una balanza los pros y los contras de este tipo de defensa y apostar por ella o no, aunque son muchos los detalles en que se arriesga en su ejecución hay dos que no conviene nunca olvidar:
1) El primero es que nuestro afán por realizar traps (2c1) nos puede hacer recuperar balones o provocar errores al contrario, pero al mismo tiempo ese afán por ir dos jugadores contra el jugador atacante puede servir para originar tiros fáciles del rival que debemos asumir y que entran en el precio estipulado al escoger este tipo de defensa. Ojo cuando el rival consigue dividir a la defensa y dobla balones exteriores, es posible que en la situación de rebote tras el tiro del rival empareje a un jugador que no sea pivot emparejado  con el poste atacante.
2) En determinados momentos puede haber desajustes en el rebote, especialmente cuando el alero del lado contrario al balón (lado débil), debe cerrar bajo aro. También cuando nos sobrepasan cualquier trap y en el momento de recuperación  defensiva nos pilla desajustados. Estas son algunas de las dificultades con las que debemos contar, pero indudablemente la realización de adecuada de este tipo de defensa conlleva una serie de parabienes y logros defensivos que le dan su relevancia e importancia.
CONCEPTOS BÁSICOS DE LA ZONA-PRESS 1-3-1
-Apostamos y creemos en la realización de dos contra uno en las esquinas (traps)
-Que no reciba el contrario en el centro, siempre queremos llevarlo a las bandas.
-El jugador nº1 (avanzado), defiende con los pies perpendiculares al centro o los llevamos a las bandas según las instrucciones del entrenador.
Diagramas nº1 (Posición inicial, traps de esquinas) y Diagrama nº2 (Ir de ángulo a ángulo)
-No correr demasiado en los pases de ángulo a ángulo, primero hacemos un desplazamiento lento para protege la zona y luego con tres paso rápidos vamos al nuevo trap.
-Los aleros nº2 y nº3 se colocan con los pies paralelos a la línea de fondo o banda según lo que prefiera su entrenador (ambas opciones pueden ser válidas).
-Formamos un trap (2c1) y los demás forman un triángulo defensivo.
-Obligamos al ataque a realizar un pase de mas que no quiera hacer, los 2c1 los formamos espontáneamente cuando veamos oportunidad (lógicamente con unas claves o premisas).
- No iremos a los 2c1 ciegos y a lo loco, haremos con toda seguridad faltas innecesarias y evitables.
-En los traps (2c1), formaremos una L con la posición de los pies de los dos defensores, los brazos en alto y que se muevan como aspas (no dejar nunca que el atacante pase por el centro del trap).
-Cuando el balón vaya por nuestra banda vamos al trap (2c1), cuando el balón va por la banda contraria vamos al triángulo de ayuda, buscamos la diagonal con el balón, cuidado con los atacantes que ganan la espalda de los defensores.
-Si el trap se rompe por el medio ambos defensores deben volver con celeridad al área (zona).
-Intentaremos en los traps sacar faltas en ataque o que el rival cometa algún error.
-Si el ataque sobrepasa el trap los demás reemplazan y relevan.
RESPONSABILIDADES POR PUESTOS
Puesto nº1 (Avanzado)
Diagrama nº3
-Debe evitar que el atacante juegue por la franja central.
-Tiene que hacer los traps en los ángulos superiores del medio campo (intersección de la línea de medio campo con la línea de banda), tanto por un lado del ataque como por el otro.
-Si el poste alto atacante recibe en el centro (mas o menos a la altura del tiro libre o zona de la línea de tres por el centro, debe hacer trap junto al pívot defensor nº5.
-Con balón situado en las esquinas inferiores sube al poste por el lado del balón (vértice superior del triángulo defensivo de ayuda (diagrama nº3).
Puestos números 2 y 3 (Aleros)
a) Si el balón va por su lado (Diagrama nº4)
-Cada uno realizará las mismas misiones por un  lado u otro del campo (simetría defensiva).
-El alero nº2 por ejemplo que defiende por el lado derecho (mirando el gráfico),  realizará traps con 1 arriba y con 4 abajo.
-Puede hacer una finta defensiva como que va a realizar el trap y volverse rápido a hacer el 2c1 en la esquina del córner.
-Defienden para obligar a girar (forzar reversos) y reciben la ayuda del base nº1 en el trap de medio campo.
-Llegarán antes al trap el jugador nº1 o el nº2 según el caso y la estrategia de cada entrenador.
Diagrama nº4 (Balón por el lado del alero) y Diagrama nº5 (Balón en el lado contrario al alero)
b) Si el balón está en el lado contrario (Diagrama nº5).
-Ocupan posiciones de rebote defensivo.
-Defienden y ocupan la diagonal con el balón (mas arriba o abajo según su situación).
-Cortan los pases de esquina a esquina.
-Ojo a que no nos gane el atacante la espalda
Puesto nº4 (Jugador de fondo)
Diagrama nº6
-Defienden la canasta y hacen traps en las esquinas inferiores (ver diagrama nº6).
-Deben intentar llegar a las esquinas al mismo tiempo que el balón (no precipitarse y dejar un pase fácil bajo aro).
-Este jugador no tiene por que ser un pívot, puede ser un alero o u incluso un base, lo importante es que sea rápido y mueva los pies defensivamente con facilidad para llegar de esquina a esquina.
-otra de sus virtudes debe ser la inteligencia y la concentración, es el último hombre y eje vertebrador de la defensa, cualquier despiste suyo se pagará caro, por ello debe gestionar, comunicar y  hablar mucho a sus compañeros (tiene el privilegio de ver a todos los atacantes y defensores).
Puesto nº5 (Jugador central)
-Defenderá al poste rival por delante
-Tratará de impedir que reciba por el centro el center rival o el jugador que se coloque en dicha posición de ataque (diagrama nº7).
-No va a los traps de las esquinas.
-Si pese a todo el pívot  rival recibe en el centro a la altura del tiro libre por el centro, realizará un trap central con el base nº1, en ese instante el alero nº3 defiende el pase a la esquina y el nº4 defiende la canasta (diagrama nº8).
-Será fundamental su labor en el bloqueo del rebote.
Diagrama nº7 (defensa del pívot por delante) y Diagrama nº8 (trap central)

CUANDO SE DEBE HACER ESTA DEFENSA
Indudablemente cada maestrillo tiene su librillo, es quién mejor conoce a sus jugadores y además con  toda seguridad el que habrá hecho el mejor scouting posible al rival, pero voy a decir algunas de las ideas que yo tengo y que he aplicado en mis equipos a la hora de decidir cuando realizar la zona-press 1-3-1.
-Durante el juego siempre que esté parado (tras tiro libre, tras canasta, tras para el juego por falta personal los árbitros, etc), si el rival sale en contraataque o nos pilla en plena transición defensiva debemos defender en individual, sería de suicidas querer defender con la zona 1-3-1.
-¿En qué momentos de partido?, ¿de inicio?, ¿durante los 40 minutos?, ¿en momentos críticos?, particularmente me gusta hacerlo al final del segundo y último cuarto, preferentemente cuando el contrario haya agotado los tiempos muertos (tres o cuatro minutos en cada tiempo pueden ser mas que suficientes).
-Pensemos que es una defensa arriesgada y sorpresiva, hay que enseñarla pero no abusar de ello, porque el rival puede acabar por acomodarse a ella, atacarla adecuadamente y romper nuestros planteamientos defensivos.

Eduardo Burgos

Entrenador Superior de Baloncesto

Director del Blog de baloncesto Viveelbasket

0

Está demostrado que aprender y formarse no es suficiente. Para continuar avanzando, necesitamos transformarnos, desde la autocrítica debemos rechazar cualquier sentimiento de satisfacción y trabajar desde la exigencia continua.

Cuando llega la relajación porque nos creemos que ya lo sabemos todo, viene la decepción, el no saber que hacemos mal ( porque con que somos tan buenos ).

No todo está inventado, todo es susceptible de ser reinventado o de ser reutilizado en unas condiciones diferentes de las originales.

Hace unos años me enviaron unos apuntes del juego que se realizaba en los años 60, en concreto equipos de la NAVY americana, mi sorpresa fue mayúscula: muchos de los juegos posicionales y conceptos tácticos ofensivos que se desarrollaban en los años 60, en aquellos momentos eran la gran innovación ofensiva ( hablamos entre 2003 y 2005 ); algunos eran idénticos ( copiados), y otros evolucionados al juego actual de aquellos años.Debemos invertir nuestro tiempo y la energía necesaria para aprender del pasado y presente, si queremos ser mejores en el futuro.

Lo más hermoso de aprender en cualquier ámbito y disciplina es el hecho de que uno no necesita saberlo todo, necesitamos entender algunos conceptos importantes que nos ayuden a aportar lo esencial.

”La enseñanza no es la respuesta a la pregunta.La enseñanza es el medio que le permite encontrar respuesta a todas las preguntas.”

Francesc Canals

Entrenador Superior de Baloncesto

Director de la Empresa I am Winners

 

0

La dificultad de las acciones en los deportes colectivos, depende de tres aspectos: percepción, decisión y ejecución y sus posibles combinaciones (Refoyo, 2001).

La capacidad cognitiva va mucho más allá de la inteligencia innata, tiene en cuenta aspectos como la interpretación y percepción visual y mental, así como la experiencia (Martín, 2017).

La motricidad va más allá de la ejecución de un modelo motor. La motricidad tiene en cuenta el espacio-tiempo de las acciones o a las situaciones de imprevisibilidad que surgen. El perfeccionamiento de hábitos o la coordinación son dos aspectos más de la motricidad, pero no exclusivos (Martín, 2017).

Las necesidades perceptivas específicas que necesitan el jugador de baloncesto abarcan la percepción espacial, temporal y corporal, así como la relación con la posesión del móvil o no (Cárdenas, 2004). Los mecanismos visuales son los más influyentes a la hora de percibir los elementos del juego (Cárdenas, 2000).

Corporalmente, el jugador deber percibir tanto a sus compañeros como adversarios u oponente directo, y conocer si estos están en movimiento o no, obteniendo información de las distintas partes el juego (Cárdenas, 2004).

Espacialmente, determinará las posibilidades de jugar con sentido de anchura, profundidad y altura. La percepción del espacio viene determinada por la posición, postura y orientación del jugador (Cárdenas, 2004).

Otro aspecto que no podemos obviar, es el temporal. La percepción temporal es la que nos permitirá evaluar la velocidad de compañeros, adversarios o personal y, por lo tanto, evaluar el tiempo que tardaremos en ocupar el espacio (Cárdenas 2004).

La atención es otro proceso indispensable para la formación de jugadores. Ésta, nos permitirá filtrar la información recibida para dirimir cuál es la idónea (Ruiz y Sánchez, 1997 mencionados por Alarcón, 2008)

Alarcón (2008) en su tesis doctoral hace mención a un artículo de Sánchez y Ruiz (1997) sobre la dimensiones de la atención:

  • Dimensión externa o interna: cuando el jugador centra su atención en aspectos de la tarea donde se realiza, la interna cuando se centra en la mente del jugador y la externa en el contexto
  • Dimensión amplia o reducida: el jugador centra su atención de forma abierta o concreta.

En los deportes colectivos, es la atención externa y abierta, la que hay que potenciar. También Cárdenas (1995) mencionado por Alarcón (2008) hace referencia a la importancia de la atención dividida ya que las acciones en el juego están enlazadas y se pueden obtener ventajas de muchas maneras. En este contexto de la atención dividida, entra en juego la selectiva, que permitirá dejar de lado toda la información irrelevante. El entrenador es el que debe guiar al jugador sobre qué aspectos hay que tener en cuenta, para construir la atención selectiva.

La anticipación es otro de los elementos perceptivos fundamentales. El baloncesto es un juego de toma de decisiones, pero éstas a pesar de ser correctas deben tomarse a la mayor velocidad posible, para que esa ventaja siga manteniéndose. La capacidad de prever las acciones de los rivales es de gran importancia para el jugador, ya que hay que reaccionar ante múltiples estímulos en un corto espacio de tiempo (Alarcón, 2008). Esta anticipación se dará a partir del aprendizaje de comportamientos redundantes de los adversarios, suponiendo una reducción de la incertidumbre (Marteniuk, 1976 mencionado por Alarcón, 2008).Viene impulsada por el conocimiento que tiene el jugador del juego y de los rivales y compañeros.

La anticipación puede ser receptora, efectora o perceptiva, siendo la que tiene más interés la perceptiva, ya que es la utilizada para soluciones tácticas con poco tiempo para analizar actuación de los rivales (Alarcón, 2008).

También, en relación al concepto de anticipación, Martín (2017) determinan que se refiere a procesos perceptivos que decodifiquen el comportamiento, supeditado a la influencia recibida y ejercida.

Las capacidades anteriores, están dirigidas en gran medida por el conocimiento que tiene el deportista del juego. Es el conocimiento táctico según Ruiz y Arruza (2005) el que permitirá al jugador responder eficazmente ante situaciones-problemas de los deportes invasivos.

El número de decisiones en condiciones tan altas de incertidumbre en baloncesto, obligan a que poseer un gran conocimiento que ayude a prever posibles alternativas y disminuir la incertidumbre. Los expertos sabrán qué hacer, cómo y cuándo reproducirlo (Alarcón, 2008).

Estas capacidades vienen precedidas o estimuladas por lo que Sampedro (1999) mencionado por Refoyo (2001) denominó inteligencia motriz. Ésta es la capacidad para resolver situaciones específicas mediante la correcta utilización en tiempo y espacio de la técnica, táctica y estrategia.

El jugador que comprende el juego, es inteligente tácticamente y poseerá una ventaja con respecto al adversario, ya que estará mejor situado y preverá lo que va a pasar, moviéndose antes que sus oponentes (Corcho et al., 2017)

En los deportes abiertos, el jugador debe comprender destrezas técnicas individuales y diferentes combinaciones de destrezas. Saber qué hacer en cada momento es el indicativo más importante para definir el rendimiento en el juego (Iglesias, 2001). Esta flexibilidad cognitiva es utilizada en las diferentes situaciones de juego.

A lo largo de una temporada, parece ser que jóvenes expertos mejoran antes sus conocimientos y toma de decisiones en el juego, que sus destrezas (Iglesias, 2001).

Según Thomas et al. (2001) mencionado por Iglesias (2001) un mayor nivel de pericia se consigue a partir de la inclusión de las destrezas al enunciado si…entonces…, por tanto, la pericia se consigue a partir de acuerdos entre selección de la acción y ejecución.

La interiorización del gesto es más sencilla que la capacidad interpretativa. Las acciones inconscientes como los hábitos coordinativos, son muy útiles en deportes sin colaboración-oposición, sin embargo, en deportes de interacción constante pese más la variabilidad de entorno (Martín, 2017)

Un aspecto fundamental para el jugador de baloncesto es que éste perciba los estímulos más importantes del entorno, gracias a la atención selectiva por la cual el jugador filtra la información relevante de la que no lo es. (Alarcón et al., 2010)

Otro elemento atencional complementario es la atención dividida acuñado por Cárdenas (2000) mencionado por Alarcón et al. (2010). Esta atención dividida permitirá reconocer diferentes situaciones que se sucedan en el tiempo simultáneamente. La función del entrenador es ayudar al jugador a reconocer en qué debe focalizar su atención y en qué no, tomando el jugador consciencia de su propio aprendizaje.

González (2008) hace mención en su tesis doctoral a tres tipos de conocimiento:

  • Afectivo: sentimientos subjetivos de cualquier acción que realizamos. Relacionado con la voluntad y nivel de implicación.
  • Táctico-estratégico: capacidad para dar respuesta eficaz ante un contexto específico del juego.
  • Metacognitivo: saber que se sabe. Hace referencia a un aprendizaje consciente e involucrado.
  • Condicional: comprensión sobre cuándo y cómo utilizar el conocimiento declarativo o procedimental.

Para favorecer la capacidad de pensar, imaginar, sentir y decidir las tres características principales de cualquier modelo cognitivo de aprendizaje según Bruner (1961) mencionado por González (2008) son:

  • El aprendiz es un proceso limitado de informaciones
  • El comportamiento motor está regido por los conocimientos. En primer lugar, éste es más declarativo que procedimental.
  • La clave es favorecer la resolución cognitiva de la tarea

La variable más importante para responder en el medio natural es la anticipación ante los sucesos que puedan ocurrir. En los deportes, una de las claves es ocultar las verdaderas intenciones. Los factores que influyen en los procesos de anticipación son:

  • Posibilidad de predicción de los estímulos
  • Velocidad del estímulo
  • Tiempo de presencia del estímulo
  • Cantidad de entrenamiento: necesarios entrenamientos, que simulen la realidad
  • Complejidad de la respuesta

Gabo Loaiza Pérez (@gaboloaizaperez)

Graduado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte

Entrenador Superior de Baloncesto

0
Este sistema de ataque es uno de los movimientos básicos que ayudaron la temporada pasada a  que los Golden State Warriors se proclamasen a las órdenes de ese magnífico entrenador como es Steve Kerr campeones de la NBA.
Los Stepehen Curry, Klay Thompson, Kevin Durant, Draymond Green, André Iguodala, etc, demostraron moverse como peces en el agua llevando a cabo este movimiento elemental de ataque que ejecutado con la perfección que en ellos es habitual se convertía en un arma letal de su juego de ataque debido especialmente de las buenas opciones que elegían en función de las lecturas defensivas de sus rivales.
Diagrama nº1 (Movimiento eje) y Diagrama nº2 (Variante)
Su movimiento eje o principal, comienza con un pase del base nº1 al pívot nº5 (Daymond Green), dándose posteriormente al unísono dos situaciones de bloqueos verticales en cada lado del campo. Por el lado del balón con bloqueo del base nº1 al alero nº3 y por el lado contrario al balón del pívot nº4 (Iguodala o Barnes) al alero nº2 (Klay Thompson). He señalado de color azul la trayectoria que seguirán los jugadores en sus movimientos de ataque y de color rojo las opciones de pase y finalización posibles.
En el diagrama nº2 se puede apreciar una variación del anterior movimiento, fundamentalmente orientada al corte sobre el bloqueo del jugador nº3 (Durant) buscando la canasta y la continuación hacia el exterior del base nº1 (Curry) para acabar con un tiro de tres. las demás opciones son prácticamente las mismas que en el movimiento anterior.
Ambos movimientos se pueden realizar por los dos lados de ataque lógicamente cambiando los rol y funciones de los pívots y de los aleros, el base seguiría haciendo lo mismo pero en el lado contrario.
Importante observar las continuaciones de los jugadores y sus salidas cara al balón después de bloquear.
RECORDATORIOS
1) “Todos los sistemas de ataque pueden ser buenos o malos en función de las características de los jugadores y de como se ejecutan y llevan a cabo”
2) “Los jugadores con mejor técnica individual a la hora de desarrollar los fundamentos del juego parten con gran ventaja a la hora de jugar sus movimientos de ataque”.
3) “Jugar con la cabeza alta nos permite tener una mejor visión del campo, del juego y será fundamental para hacer buenas lecturas del juego y tomar las mejores decisiones”.

Eduardo Burgos

Entrenador Superior de Baloncesto

Director del Blog de baloncesto Viveelbasket

0

“La utopía es el principio de todo progreso y el diseño de un futuro mejor.” Anatole France.

Había una vez un club donde los jugadores eran los protagonistas en la pretemporada. Entrenaban mezclados de edades y categorías. Los entrenadores disfrutaban viendo como el cadete le ganaba un 1×1 al senior, como un chaval podía “enseñar” un movimiento a un mayor. Chicos y chicas también entrenaban juntos. Incluso creaban sus propios ejercicios por parejas o grupos de 3.

Los entrenadores diseñaban trabajos de esas semanas con tres objetivos principales en pretemporada:

  • Que todos se conociesen el máximo posible como personas y como jugadores. Para ello trabajaban en pista y fuera de pista. Construían vínculos de calidad, afrontaban tareas de cooperación y competición….
  •  Recoger el máximo de información de cada jugador a fin de poder individualizar la manera de ayudarle a crecer. Para ello, obserbavan, tenían charlas informales, conversaciones grupales, etc…
  •  Con todo eso, diseñar una manera de jugar para aproevchar todos los talentos, y poder dar rol, espacio y presencia a todos los jugadores.

Todo ello era posible porque desde el club quedaba muy claro que el jugador, en primer lugar es de sí mismo, luego del club, después del equipo, y no es del entrenador. El entrenador es un facilitador y un desarrollador, no el protagonista.

Ese club era un espacio de felicidad. Todo el mundo recibía lo que venía a buscar. Crecimiento, diversión, reto, aprendizaje, pertenencia y amor. Los jugadores salían preparados para dar su mejor versión. Los entrenadores cada día eran mejores porque aprendían constantemente unos de otros, y de los jugadores.

Los padres valoraban el trabajo y los entrenadores estaban pagados como corresponde a esa gran vocación, responsabilidad y papel en la sociedad.

El foco era trabajar para los que están, no fichar a los que no están.

Y tantas otras cosas pasaban en ese club….

Esta utopía estaba en la mente de algunos. Otros pocos se lo planteaban de verdad. Pero a final, solo era una utopía. Y la gran mayoría se reían de ella, como suele pasar con las utopías. Menos mal que unos pocos se ponían en marcha

“La utopía está en el horizonte. Camino dos pasos, ella se aleja dos pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. ¿Entonces para que sirve la utopía? Para eso, sirve para caminar.” Eduardo Galeano.

Xavi García

Entrenador Superior de Baloncesto

Especialista en Coaching Deportivo

Colaborador de Entrenandobasket