Inicio Noticias “La velocidad de reacción en el baloncesto”, por Micael Tolosa

“La velocidad de reacción en el baloncesto”, por Micael Tolosa

15

Actualmente, por la evolución que ha tenido el baloncesto en los últimos años, la preparación física del jugador está tomando una gran importancia.

El baloncesto moderno está caracterizado por la rapidez en el juego, siendo cada vez más habitual un mayor número de ataques rápidos y contraataques. Por tanto, los jugadores necesitan  unas altas demandas de velocidad, ya que en la mayoría de las acciones del juego se producen cambios de ritmo, aceleraciones, y situaciones de juego muy variables en las  que los jugadores deberán reaccionar de manera rápida ante ciertos estímulos. La capacidad para realizar un tiro de forma rápida, reaccionar ante un pase o realizar un desplazamiento más rápido que tu rival podrá condicionar el resultado final de un partido.

Podemos definir velocidad como la “facultad para recorrer o hacer recorrer al conjunto o una parte del cuerpo la mayor distancia posible en el menor tiempo posible, teniendo que luchar únicamente contra su propia masa” (Pradet, 2001).

La velocidad es una cualidad de carácter complejo, que se encuentra determinada por el factor muscular, el factor nervioso, el factor cognitivo y el factor volitivo (motivación y actitud en los entrenamientos).  Esta capacidad está muy determinada por la herencia genética, pero también es mejorable a través del entrenamiento.

Pautas para el entrenamiento de la velocidad:

A continuación, exponemos una serie de pautas para entrenar la velocidad con nuestro equipo:

·        Se entrenará con situaciones de corta duración con una intensidad máxima (100%).

·        Los ejercicios deberán de ser motivantes, para que los jugadores se esfuercen al máximo.

·        Podemos incluir recuperaciones activas entre las repeticiones (tiros libres, manejo de balón suave…).

·        La recuperación entre cada repetición deberá de ser completa.

·        Se trabajará la velocidad al inicio de la sesión sin que los jugadores estén fatigados.

·        Se realizarán varios ejercicios en lugar de uno solo con muchas repeticiones.

·        Para realizar trabajo de velocidad los jugadores deben estar en un buen estado de forma para evitar cualquier tipo de lesión.

Podemos distinguir tres tipos de velocidad, que son la velocidad de reacción, la velocidad gestual  y la velocidad de desplazamiento.

En el presente artículo nos centraremos en la velocidad de reacción, que podemos definirla como la “capacidad de iniciar una respuesta motriz a un estímulo en el menor tiempo posible”.

Dentro de la velocidad de reacción podemos diferenciar la velocidad de reacción simple, que es la “capacidad de reaccionar ante un estímulo ya conocido”, como el salto inicial al comienzo de un partido, o el acto de darte la vuelta rápidamente para cerrar el rebote cuando un compañero grita “tiro”.

Y la velocidad de reacción compleja, que podemos definirla como “la capacidad de reaccionar ante estímulos cuya naturaleza no se conoce con precisión, ni el momento de su aparición”. Por ejemplo en un partido de baloncesto el reaccionar ante un pase que da un rival y queremos cortarlo, el reaccionar ante un tiro para coger el rebote (no sabemos con exactitud hacia dónde va a ir el balón) o  remplazar el espacio libre que un compañero a dejado al cortar hacia canasta.

Como podemos observar, en baloncesto la mayor parte de los estímulos son visuales y el menor tiempo de reacción ante ellos puede condicionar nuestro resultado.

A continuación proponemos un ejercicio para la mejora de la velocidad de reacción simple. Un jugador se situará en medio de cuatro conos (numerados del 1 al 4) y tendrá que desplazarse rápidamente hasta ellos según la indicación que le diga su compañero, situado delante de él.

Se realizarán 1 serie de 5 repeticiones con un minuto de descanso entre ellas.

Vídeo: http://www.youtube.com/watch?v=antFl3jMNIs

Por último, proponemos un ejercicio para la mejora de la velocidad de reacción compleja. Dos jugadores se sitúan en paralelo mirando hacia la canasta, el entrenador les lanzará desde atrás el balón, en el momento en que los jugadores lo vean deberán de salir a por él, el primero que lo coja atacará y el otro tendrá que defender.

Podemos variar la posición desde la que salen los jugadores (de pie, sentados, tumbados…).

Una variante de este ejercicio, tal y como se puede ver en el vídeo, es que el jugador defensor se coloca dentro de la línea de triple mirando a la canasta, por su parte, el atacante se sitúa fuera de ella con el balón, lo lanzará y deberá ir a por él para atacar.

Como vemos, estos dos ejercicios se adecúan más a situaciones reales de partido, en las que tenemos que reaccionar rápidamente según el movimiento del balón, el cual no sabemos hacia donde se va a dirigir.

Realizaremos 2 series de 6 repeticiones, con 1 minuto de descanso entre repeticiones y 3 entre series.

Vídeo: http://www.youtube.com/watch?v=pTN3mstYLWM

Micael Tolosa

Basketformación