Inicio Noticias “¿Por qué somos entrenadores?”, por Xavi García

“¿Por qué somos entrenadores?”, por Xavi García

0

«Se una luz para ti mismo.»

Jiddu Krishnamurti

En el fondo es tan importante lo que hagamos con el jugador para su camino? Con el tiempo me voy dando cuenta de que no. En el fondo, en lo más profundo, ayudamos para ayudarnos. Cuando un jugador crece, nos alegramos por él, y a la vez esto aumenta nuestra autoestima (soy valioso) y autoeficacia (soy válido)

Muchas veces he formulado una pregunta incorrecta. Entrenas para tí o para el jugador? Intentando inducir a que la respuesta correcta es “para él”. Pero la pregunta está mal. No la volveré a hacer. Entrenamos porque somos un canal que utiliza el baloncesto. A través nuestro se transmiten unos valores, unos conceptos, un método… hacia el jugador. A la vez el jugador es un canal que utiliza el baloncesto para hacernos sentir mejor, para ayudarnos a crecer, a aprender, a realizarnos.

Y eso explica porqué es tan importante el proceso de aprendizaje, porque ahí los dos canales se encuentran. Y ahí el jugador se siente bien porque crece, y nosotros nos sentimos bien porque contribuímos. Y de manera quizás menos consciente, el mismo proceso al revés…. Dos necesidades humanas, el crecer y contribuir, que llevan a la sensación de propósito y plenitud (Tony Robbins)… sin entrar si es por él o por nosotros mismos. Y quien sabe como se aprende mejor? Hay teorías, hay métodos, y al final el organismo “baloncesto” se regula de manera que todo el mundo vaya sacando cosas que necesita, incluído frustrarse, o dejarlo.

A mí esta reflexión me ayuda a juzgar menos. No hay buenos y malos, No hay preparados y no preparados. Al final todos somos necesarios en este sistema. Desde esta mirada, para mí, cualquiera que se ponga al frente de un equipo, sea con la motivación que sea, sea con la consciencia que sea, merece el respeto simplemente por la valentía de afrontarlo. Muchas veces sin herramientas, muchas veces sin el respeto de la mayoría.

Pero que bonito es ser canal, aunque sea pequeño y casi invisible. Es como una vena o arteria principal que sería un Obradovic, o Popovic, a ojos del mundo… o el más pequeño capilar (Los capilares son vasos minúsculos, con paredes extremadamente finas, que actúan como puentes entre las arterias -que transportan la sangre que sale del corazón- y las venas -que la transportan de vuelta hacia él-. Por un lado, las paredes delgadas de los capilares permiten que el oxígeno y las sustancias nutritivas pasen desde la sangre hacia los tejidos y por otro lado permiten que los productos de desecho pasen desde los tejidos hacia la sangre).
Sin los capilares el sistema se muere. Una arteria principal no es tan importante como parece. Un capilar es más importante de lo que parece…

Llevándolo a mí, reconozco que tengo mucha suerte. Con el tiempo he ido cambiando mi mirada hacia el entrenador. Es muy gratificante. Me da mucha paz. Tengo la suerte de hablar con amigos entrenadores, hago formaciones, etc… Y cada vez lo disfruto más, porque en realidad me siento cada vez menos importante y más consciente de que simplemente soy un canal que el basket, o el deporte, porque realmente trabajo con diferentes colectivos-, utiliza para su desarrollo. Igual para los jugadores con los que interactúo. Todos sois fantásticos canales para mi bienestar.

“Ser un canal es ser completa y libremente tú mismo, plenamente consciente de que eres una expresión de la más alta creatividad del universo.” (Shakti Gawain).

Xavi García

Entrenador Superior de Baloncesto

Especialista en Coaching Deportivo

Colaborador de Entrenandobasket