Inicio Noticias “Perceptivas, atencionales y anticipativas en los deportes de equipo”, por Gabo Loaiza

“Perceptivas, atencionales y anticipativas en los deportes de equipo”, por Gabo Loaiza

0

La dificultad de las acciones en los deportes colectivos, depende de tres aspectos: percepción, decisión y ejecución y sus posibles combinaciones (Refoyo, 2001).

La capacidad cognitiva va mucho más allá de la inteligencia innata, tiene en cuenta aspectos como la interpretación y percepción visual y mental, así como la experiencia (Martín, 2017).

La motricidad va más allá de la ejecución de un modelo motor. La motricidad tiene en cuenta el espacio-tiempo de las acciones o a las situaciones de imprevisibilidad que surgen. El perfeccionamiento de hábitos o la coordinación son dos aspectos más de la motricidad, pero no exclusivos (Martín, 2017).

Las necesidades perceptivas específicas que necesitan el jugador de baloncesto abarcan la percepción espacial, temporal y corporal, así como la relación con la posesión del móvil o no (Cárdenas, 2004). Los mecanismos visuales son los más influyentes a la hora de percibir los elementos del juego (Cárdenas, 2000).

Corporalmente, el jugador deber percibir tanto a sus compañeros como adversarios u oponente directo, y conocer si estos están en movimiento o no, obteniendo información de las distintas partes el juego (Cárdenas, 2004).

Espacialmente, determinará las posibilidades de jugar con sentido de anchura, profundidad y altura. La percepción del espacio viene determinada por la posición, postura y orientación del jugador (Cárdenas, 2004).

Otro aspecto que no podemos obviar, es el temporal. La percepción temporal es la que nos permitirá evaluar la velocidad de compañeros, adversarios o personal y, por lo tanto, evaluar el tiempo que tardaremos en ocupar el espacio (Cárdenas 2004).

La atención es otro proceso indispensable para la formación de jugadores. Ésta, nos permitirá filtrar la información recibida para dirimir cuál es la idónea (Ruiz y Sánchez, 1997 mencionados por Alarcón, 2008)

Alarcón (2008) en su tesis doctoral hace mención a un artículo de Sánchez y Ruiz (1997) sobre la dimensiones de la atención:

  • Dimensión externa o interna: cuando el jugador centra su atención en aspectos de la tarea donde se realiza, la interna cuando se centra en la mente del jugador y la externa en el contexto
  • Dimensión amplia o reducida: el jugador centra su atención de forma abierta o concreta.

En los deportes colectivos, es la atención externa y abierta, la que hay que potenciar. También Cárdenas (1995) mencionado por Alarcón (2008) hace referencia a la importancia de la atención dividida ya que las acciones en el juego están enlazadas y se pueden obtener ventajas de muchas maneras. En este contexto de la atención dividida, entra en juego la selectiva, que permitirá dejar de lado toda la información irrelevante. El entrenador es el que debe guiar al jugador sobre qué aspectos hay que tener en cuenta, para construir la atención selectiva.

La anticipación es otro de los elementos perceptivos fundamentales. El baloncesto es un juego de toma de decisiones, pero éstas a pesar de ser correctas deben tomarse a la mayor velocidad posible, para que esa ventaja siga manteniéndose. La capacidad de prever las acciones de los rivales es de gran importancia para el jugador, ya que hay que reaccionar ante múltiples estímulos en un corto espacio de tiempo (Alarcón, 2008). Esta anticipación se dará a partir del aprendizaje de comportamientos redundantes de los adversarios, suponiendo una reducción de la incertidumbre (Marteniuk, 1976 mencionado por Alarcón, 2008).Viene impulsada por el conocimiento que tiene el jugador del juego y de los rivales y compañeros.

La anticipación puede ser receptora, efectora o perceptiva, siendo la que tiene más interés la perceptiva, ya que es la utilizada para soluciones tácticas con poco tiempo para analizar actuación de los rivales (Alarcón, 2008).

También, en relación al concepto de anticipación, Martín (2017) determinan que se refiere a procesos perceptivos que decodifiquen el comportamiento, supeditado a la influencia recibida y ejercida.

Las capacidades anteriores, están dirigidas en gran medida por el conocimiento que tiene el deportista del juego. Es el conocimiento táctico según Ruiz y Arruza (2005) el que permitirá al jugador responder eficazmente ante situaciones-problemas de los deportes invasivos.

El número de decisiones en condiciones tan altas de incertidumbre en baloncesto, obligan a que poseer un gran conocimiento que ayude a prever posibles alternativas y disminuir la incertidumbre. Los expertos sabrán qué hacer, cómo y cuándo reproducirlo (Alarcón, 2008).

Estas capacidades vienen precedidas o estimuladas por lo que Sampedro (1999) mencionado por Refoyo (2001) denominó inteligencia motriz. Ésta es la capacidad para resolver situaciones específicas mediante la correcta utilización en tiempo y espacio de la técnica, táctica y estrategia.

El jugador que comprende el juego, es inteligente tácticamente y poseerá una ventaja con respecto al adversario, ya que estará mejor situado y preverá lo que va a pasar, moviéndose antes que sus oponentes (Corcho et al., 2017)

En los deportes abiertos, el jugador debe comprender destrezas técnicas individuales y diferentes combinaciones de destrezas. Saber qué hacer en cada momento es el indicativo más importante para definir el rendimiento en el juego (Iglesias, 2001). Esta flexibilidad cognitiva es utilizada en las diferentes situaciones de juego.

A lo largo de una temporada, parece ser que jóvenes expertos mejoran antes sus conocimientos y toma de decisiones en el juego, que sus destrezas (Iglesias, 2001).

Según Thomas et al. (2001) mencionado por Iglesias (2001) un mayor nivel de pericia se consigue a partir de la inclusión de las destrezas al enunciado si…entonces…, por tanto, la pericia se consigue a partir de acuerdos entre selección de la acción y ejecución.

La interiorización del gesto es más sencilla que la capacidad interpretativa. Las acciones inconscientes como los hábitos coordinativos, son muy útiles en deportes sin colaboración-oposición, sin embargo, en deportes de interacción constante pese más la variabilidad de entorno (Martín, 2017)

Un aspecto fundamental para el jugador de baloncesto es que éste perciba los estímulos más importantes del entorno, gracias a la atención selectiva por la cual el jugador filtra la información relevante de la que no lo es. (Alarcón et al., 2010)

Otro elemento atencional complementario es la atención dividida acuñado por Cárdenas (2000) mencionado por Alarcón et al. (2010). Esta atención dividida permitirá reconocer diferentes situaciones que se sucedan en el tiempo simultáneamente. La función del entrenador es ayudar al jugador a reconocer en qué debe focalizar su atención y en qué no, tomando el jugador consciencia de su propio aprendizaje.

González (2008) hace mención en su tesis doctoral a tres tipos de conocimiento:

  • Afectivo: sentimientos subjetivos de cualquier acción que realizamos. Relacionado con la voluntad y nivel de implicación.
  • Táctico-estratégico: capacidad para dar respuesta eficaz ante un contexto específico del juego.
  • Metacognitivo: saber que se sabe. Hace referencia a un aprendizaje consciente e involucrado.
  • Condicional: comprensión sobre cuándo y cómo utilizar el conocimiento declarativo o procedimental.

Para favorecer la capacidad de pensar, imaginar, sentir y decidir las tres características principales de cualquier modelo cognitivo de aprendizaje según Bruner (1961) mencionado por González (2008) son:

  • El aprendiz es un proceso limitado de informaciones
  • El comportamiento motor está regido por los conocimientos. En primer lugar, éste es más declarativo que procedimental.
  • La clave es favorecer la resolución cognitiva de la tarea

La variable más importante para responder en el medio natural es la anticipación ante los sucesos que puedan ocurrir. En los deportes, una de las claves es ocultar las verdaderas intenciones. Los factores que influyen en los procesos de anticipación son:

  • Posibilidad de predicción de los estímulos
  • Velocidad del estímulo
  • Tiempo de presencia del estímulo
  • Cantidad de entrenamiento: necesarios entrenamientos, que simulen la realidad
  • Complejidad de la respuesta

Gabo Loaiza Pérez (@gaboloaizaperez)

Graduado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte

Entrenador Superior de Baloncesto