Inicio Noticias “Entender el juego, ¿cómo lo fomentamos? ¿cómo lo entrenamos?”, por Eduardo Burgos

“Entender el juego, ¿cómo lo fomentamos? ¿cómo lo entrenamos?”, por Eduardo Burgos

0

Una frase que los entrenadores solemos repetir es “me gusta este jugador porque entiende muy bien el juego”, indudablemente tener en tu equipo jugadores que sepan entender el juego es muy importante y generalmente es un objetivo que perseguimos todos los entrenadores.

Os voy a poner un extracto de una entrevista que le hicieron a Theodoros Papalaukas (exjugador del CSKA, Macabbi, Olimpiakos y la Selección de Grecia, entre otros), un jugador muy reconocido por todos por su capacidad de entender el juego:

3640

Pregunta. ¿Su mentalidad le ha distinguido de los demás jugadores?

  1.  “No creo. Lo que te distingue es la forma en la que entiendes el juego. No significa que sea más inteligente, sino que tenía esa virtud. Tuve suerte porque empecé muy pronto a entender el baloncesto, y lo convertí en mi hobby, en mi trabajo y en mi carrera.

No era el mejor atleta, no saltaba más, ni era más rápido que nadie. Era un tirador medio, y tenía que hacer algo para sobrevivir, tenía que entender el juego mejor que los demás. Era la única manera de sobrevivir. Intenté hacer que mi papel fuese importante, y eso consistía en hacer que los demás jugasen mejor. Todos los entrenadores quieren a alguien que haga jugar mejor a los demás. Eso creo que me ayudó. El baloncesto es pura psicología. Tienes que llevar el partido a tu terreno y esconder tus defectos 

Surge el eterno dilema, ¿la inteligencia en la cancha es algo que se puede enseñar o se nace con ella?, ¿está en nuestra mano poder mejorar a los jugadores en este aspecto?

Creo que, aunque puede que haya jugadores que traigan de fábrica ese don (incluido en sus genes o en su cultura previa), nosotros podemos ayudar muy mucho a nuestros jugadores a entenderlo, es más estoy seguro que en ese aspecto somos una pieza del engranaje si no indispensable muy esencial”.

Sin embargo, no basta “con decirlo”, “hay que hacerlo y llevarlo a la práctica”, “hay que entrenarlo, hay que cuidarlo y siempre mejorarlo”

¿Cómo y de qué manera?, ese es el quid de la cuestión y ese es el reto como entrenadores que siempre tenemos que tener en mente, los jugadores y equipos que mejor entienden el juego son los que más lejos llegan y a los que más gusta verlos jugar.

El concepto de “entender el juego” está íntimamente relacionado con la piscología, la táctica individual, la toma de decisiones y la táctica de equipo y estos conceptos los tenemos que tener muy claros para que los jugadores puedan desarrollarlos tanto en entrenamientos como en partidos.

El baloncesto es pura psicología, tienes que llevar el partido a tu terreno mostrando tus fortalezas y escondiendo tus debilidades, buscando hacer aquello que se te da bien. Papalaukas que con sus dos metros de estatura jugaba de base y escolta acostumbraba a llevar a los bases contrarios al poste bajo donde tenía ventaja para finalizar desde allí, o provocar ayudas y generar distribuyendo.

Aunque la táctica individual y la toma de decisiones van íntimamente relacionados y cuesta diferenciarlos, son dos aspectos que conviene matizar.

La táctica individual no es otra cosa que saber aplicar los fundamentos técnicos (técnica individual), elegir adecuadamente cómo, cuándo y dónde usarlos para buscar la mejor opción de superar al rival y depende de cada jugador.

La toma de decisiones es más un proceso mental cognitivo que ayudará al jugador a elegir la mejor opción ofensiva o defensiva para sus intereses, en función del uso que sepa hacer de la táctica individual.

La táctica de equipo o táctica colectiva, se sustenta sobre la táctica individual, pero de los cinco jugadores y es la manera que tiene de jugar un equipo tanto a nivel defensivo como ofensivo. Depende fundamentalmente del entrenador que suele marcar las pautas y su filosofía de juego.

descarga

¿Cómo podemos ayudar y fomentar para que se entienda mejor el juego?

Lo primero de todo es acostumbrar a los jugadores a jugar con la “cabeza alta”, “viendo el campo”, es muy importante que el jugador no bote mirando al suelo, que vea todo el bosque que tiene delante, a su defensor, a sus compañeros, a los demás rivales, como están ocupados los espacios, etc. No hay ningún jugador que entienda el juego que no tenga previamente una buena visión del juego y de todos sus condicionantes, por poner un ejemplo hasta viendo los criterios que adoptan los árbitros, permisividad defensiva, etc.

El siguiente aspecto que debemos trabajar es el “spacing” de nuestro equipo especialmente hablando de ataque, reconocer y respetar los espacios resultará clave, así como entender los huecos estáticos y dinámicos que se crean ante cualquier defensa.

No olvidemos nunca que el baloncesto es un juego de espacios y ángulos, por eso también será importante “generar buenos ángulos de pase” de fuera a dentro y viceversa.

Relacionado con esto estará siempre ligado el saber, “el jugar sin balón”, no quedarnos parados como estatuas y hacer cosas que incomoden a la defensa (cortes, puestas-atrás, ir al rebote, etc).

Entender el juego es también tener esa intuición especial para ir al sitio justo, para saber dosificar esfuerzos, llevarse los balones divididos, saber utilizar adecuadamente las fintas, de recepción, de tiro, de pase, etc.

Trabajar las triangulaciones de pases, la ocupación de las esquinas, el equilibrio y juego exterior-interior, las lecturas defensivas en las defensas de los bloqueos tanto directos como indirectos, etc, todo ello bien trabajado conseguirá mejores jugadores entendiendo el juego.

¿Qué tipo de ejercicios podemos hacer para entender mejor el juego?

Deberán ser ejercicios menos analíticos y más globales, proponiendo tareas que pongan a los jugadores en situación de tener que pensar, que mejoren su creatividad y sus iniciativas, que tengan algo de incertidumbre, que les obliguen a elegir la mejor opción y en los que la toma de decisiones sea una constante.

Estos ejercicios referentes al entendimiento del juego y de toma de decisiones no serán sólo de ataque, en defensa también se toman decisiones (salto a una ayuda, voy a un dos contra uno no previsto, etc).

Los ejercicios que mejor suelen responder a nuestra intención de mejora del entendimiento del juego, son los ejercicios que se adapten a situaciones habituales de juego, que sean competitivos, que sean variados y provoquen la curiosidad de los jugadores.

A mi particularmente me han dado muchos resultados ejercicios diversos de 3×3, 4×4 y de 5×5 y también en desigualdad numérica partiendo de desventajas tanto para el ataque como para la defensa (3×2, 2×3, 4×3, 3×4, 5×4, 4×5).

También me han dado resultado ejercicios de contraataques de ida y vuelta en el que se generan acciones de finalización rápida en diferentes situaciones y trabajo de balance defensivo diverso (toma de decisiones del ataque y de la defensa), buscando similitud con lo que es el juego.

Ejercicios hay muchos, por internet pululan constantemente, hay muchos que pueden servirnos, de nuestro repertorio o de los demás, pero lo verdaderamente importante es que provoquen en nuestros jugadores una mejora del entendimiento del juego, que piensen más rápido en la toma de decisiones y que elijan las mejores opciones.

Eduardo Burgos

Entrenador Superior de Baloncesto

Director del Blog de baloncesto Viveelbasket