Inicio Noticias “Coste de oportunidad”, por Maties Cerdà

“Coste de oportunidad”, por Maties Cerdà

0

Fin de temporada. Fin de curso. Momento de tomar decisiones y elegir sobre qué camino tomar. ¿Bachiller? ¿Formación Profesional? ¿Seguir jugando o dejar de hacerlo? ¿Cambio de club? ¿Apostar por un proyecto conocido? ¿Arriesgar por uno ganador, más allá del trabajo formativo? ¿A qué actividad de verano ir? Decisiones más o menos importantes, por qué no decirlo, de personas que están en un momento de su vida en el que son vulnerables a esas decisiones.

La trascendencia de algunas no debe tomarse a la ligera, o por lo menos debe hacerse contemplando alguna de las cuestiones más importantes que hay en el momento de elegir.

Friedrich Von Wieser, economista y sociólogo austriaco de finales del siglo XX, acuñó el término de “Coste de Oportunidad” en un ámbito de economía de empresa alas alternativas altamente valiosas a las que se debe renunciar, cuando se toma la decisión de elegir una determinada opción. El Coste de Oportunidad de una elección, es el valor descartado. Extrapolando esta aplastante conclusión al ámbito social (también contemplado por Von Wieser) y teniendo en cuenta que continuamente estamos eligiendo y tomando decisiones al respecto de donde ir, que comprar, que hacer o en que poner mi “focus”, conviene ser muy consciente de que, y aquí viene lo verdaderamente importante: con una elección hay siempre una renuncia.

La base de esta aseveración reside en la limitación de recursos que se tienen y a la infinidad de posibilidades de las que se dispone y dentro de todos los recursos de los que podamos disponer, nos centraremos en el más importante de ellos: El tiempo. A diferencia del dinero, otro de los recursos a tener en cuenta, este no se puede recuperar cuando se calcula un coste de oportunidad, es decir, el tiempo que invirtamos en la opción elegida, no lo recuperaremos, por lo que, la decisión cobra importancia.

pelota

Así pues, en un claro ejemplo que podríamos considerar banal, como la diatriba entre comprar un pantalón o una camisa cuando solo se tiene dinero para una de las dos cosas, el coste de oportunidad seria la prenda que no compremos. Si disponemos de 3€ para comprar un helado o algún dulce y elegimos comprar un pastel, el coste de oportunidad en este caso sería el helado.

¿Pero y cuando la decisión consiste en cursar bachiller o un grado de Formación Profesional? ¿En cambiar o no de club a un niño de 12 años? ¿En mantener la comodidad del estatus que me ofrece mi situación actual (sea esta cual fuere) o  buscar nuevos retos y cargar con una mochila y marchar a probar como es de hondo el río con los dos pies? Y pasando a ejemplos con una clara inversión de tiempo menor; ¿Cuál es el coste de oportunidad cuando entre ir al cine o quedarnos a estudiar, decidimos quedarnos a estudiar? ¿Y si elegimos ir al cine? ¿Es mucho el coste de jugar menos o no jugar el sábado, si entre ir a entrenar o salir con los amigos, elegimos salir con los amigos? ¿Y cuál es el coste de oportunidad si elegimos al revés?

Pretender que un individuo de entre 12 y 16 años tome según que tipo de decisiones (en demasiados casos es así), es arriesgado por el hecho de que no es capaz de valorar el costo de lo que rechaza y porque seguramente no podrá ser objetivo en esa decisión ya que, dentro de la limitación de recursos de que disponemos en general, lo que más tienen es tiempo y el dinero a invertir, no es suyo.

Valorar que la mejor opción siempre tiene un coste de oportunidad “0” y que habrá “coste” a poco que la decisión no sea la óptima, tal vez no debería dejarse en manos de alguien que todavía pasa revisión en el pediatra. Pero peor aún es que quien tiene que asesorar y guiar tampoco lo haga y decida que lo realmente valioso es su propio tiempo y no el del individuo objeto de la asesoría: Los hijos, alumnos, jugadores…

Maties Cerdà

Entrenador Superior

Director del Blog lapissarradenmaties