Suscripciones
Inicio Archivos 2020 marzo

Archivos Mensualesmarzo 2020

Nº1. Jugador sin balón juega para rodear el cono, después recibir en el aire y caer dentro del aro encarado al pasador, pivote para encarar a canasta y entrada.

dedede

Nº2. Jugador sin balón juega para rodear el cono, después recibir en el aire y caer dentro del aro. Caer con equilibrio y con las piernas preparadas para tirar.

dededede

Toni Becerra

Director del portal www.ejerciciosbaloncesto.com

0
“Saltar y cambiar”, es una estrategia defensiva que se suele usar generalmente en una defensa presionante atodo el campo, pero que también es perfctamete en situaciones defensivas de medio campo.
La defensa “saltar y cambiar” también llamada de “cambio por sorpresa”, se puede hacer a medio o a todo el campo. Se basa en la sorpresa que supone que el defensor abandone a su atacante para “saltar” sobre el driblador.
Como ejercicios de entrenamiento entre otros podemos realizar las tres situaciones de “salto y cambio” que apreciamos en los gráficos que a continuación os adjunto:
Diagrama nº1 (Tres contra tres) y diagrama nº2 (Cinco contra cinco, a medio campo)
Tres contra tres, el atacante nº1 inicia el ataque por un lado y bota hacia el centro,  el defensor nº2 situado defensivamente en primer ángulo de pase salta hacia el balón para parar al atacante nº1, en ese momento el defensor nº3 que está situado defensivamente en segundo ángulo de pase salta para defender al atacante nº2 y el defensor nº1 cambia por detrás y se va a coger en defensa al atacante nº3.
Esta situación de tres contra tres es perfectamente aplicable a un 5c5 en juego posicional como se puede observar en el diagrama nº2 , en el que vemos la situación de salto y cambio entre los defensores de los jugadores nº1, nº2 y nº3. Los defensores nº4 y nº5, se limitan a cambiar su ángulo de pase defensivo en funcióde donde esté el balón
Diagrama nº5 (Saltar y cambiar a todo el campo)
El defensor nº1 lleva a su atacante a la banda para que cuando llegue a la línea central del campo, salte en sus trayectoria el defensor nº3, le defensor nº4 cambia su asignación defensiva y coge al atacante nº3 y el defensor nº1 se coloca por delante del atacante nº4, los defensores nº5 y nº2 hacen el balance defensivo encargándose respectivamente de sus respectivos pares.
-Estas situaciones defensivas deben trabajarse por ambos lados del campo, en posición alro-base-alero y también en posición de base-alero-esquina.
-Es muy importante saber saltar en el momento preciso y estar todos atentos para realizar los relevos y los cambios.
-Debemos saltar totalmente de cara al balón, ocupando el mayor espacio posible y con el centro de gravedad bajo de forma que nos permita un perfecto equilibrio.
-Podemos comenzar trabajando con nuestros jugadores situaciones de saltar y cambiar 2c2 y progresivamente meter situaciones de 3c3 4c4 y 5c5.
Este trabajo de “saltar y cambiar”, requiere muchísima concentración y una perfecta sincronización entre los cinco jugador@s, un solo jugador o jugadora que se despsite o llegue tarde al salto yo al cambio es suficiente para echar por tierra todo el trabajo defensivo.

Eduardo Burgos

Entrenador Superior de Baloncesto

Director del Blog de baloncesto Viveelbasket

0

A finales de los 70, cuando empezó la construcción de la central nuclear, la gran mayoría de altos cargos eran americanos, y la hija de uno de ellos, era entrenadora de natación, en concreto, venía de la universidad de UCLA ( California ). El ayuntamiento la contrató como socorrista y de monitora de natación, para la temporada estival.

Yo tenía mucho miedo al agua, y mis padres me inscribieron a los cursos de natación; en las primeara clases me acuerdo que no quería entrar al agua, le tenía pánico.Poco a poco la monitora fue consiguiendo que fuera bajando por la escalera y aunque no me soltara de ella, como mínimo estaba dentro de la piscina.Al día siguiente bajé por la escalera y me iba desplazando agarrado al borde de la piscina hasta el final de la misma, era una piscina de 50×25 metros.

Así continuo mi entrenamiento durante unas sesiones, hasta que un día, llegué todo contento al cursillo, y la monitora me cogió por sorpresa y me tiró a la piscina, no sé como salí, aún hoy veo su cara riéndose, y yo no podía llorar del sofoco que tenía.Al siguiente día, me tiré solo y a partir de aquel día, estaba cada día dentro del agua.

Al año siguiente me inscribieron para perfeccionar el estilo, yo mismo les pedí a mis padres que quería mejorar.Un día, le comentó a mis padres, que podría ser un muy buen nadador del estilo braza, si ellos querían me podría entrenar regularmente, preferí seguir jugando a futbol.

Ella consiguió que aprendiera a nadar en lugar de enseñarme, cuando me tiró al agua salí de manera innata, porque la enseñanza entorpece la capacidad natural.

Los entrenadores debemos replantearnos la manera en que aprendemos y, aún más importante, la manera en que enseñamos e instruimos. ¿ Cómo aprendimos a caminar? y ¿ cómo aprendí a nadar ?.

Está bien que pongamos normas, ya que estas definen los límites de lo que es aceptable, pero tenemos que pensar que estas limitan el crecimiento, a más normas menos crecimiento.Por lo tanto, debemos trabajar teniendo como prioridad que los jugadores entiendan el juego y desarrollar un proceso desde el cómo se hacen las cosas hasta de qué cosas se hacen.

I’M AFRAID TO JUMP: JUMP!!!

Francesc Canals

Entrenador Superior

Director de I am Winners

0

A la hora de salir a la pista, son muchas las cosas que está en juego, tu concentración, tu resistencia, tus reflejos, tu técnica…, todas ellas son importantes, cuando se trata de salir a jugar con tu equipo y ganar. Pero entre todas estas capacidades, siempre hay algunas que se nos dan mejor que otras, lo que llamamos fortalezas y debilidades.

Descubrir cuáles son nuestras fortalezas, nos hará más fuertes y más hábiles al jugar contra el equipo contrario, ya que podremos utilizarlas a nuestro favor adquiriendo la posición que más las fomente.

Por otro lado también, cuando todo un equipo de Basket, saber cuáles son sus puntos fuertes y se apoya en ellos, es mucho más fácil jugar en equipo. Porque las debilidades de uno pueden ser las fortalezas del otro… y como si se tratase de un puzzle, formar una sola pieza fuerte y unida, trabajando en equipo.

Todo esto, solo es posible, una vez descubres realmente tus virtudes como jugador, y así empezar a sacar el mayor rendimiento de ellas. Por eso, antes de nada, deberíamos saber cuáles son.

¿Cómo las descubro?

Descubrir tus puntos fuertes no es tarea fácil, ya que a menudo no somos conscientes del potencial que tenemos mientras jugamos y no somos capaces de ver en qué somos buenos.

Algunas veces, podemos intuir que algo se nos da mejor, pero quizá nos cuesta saber técnicamente el porqué, o cómo aplicar esa virtud a todo lo que hacemos con respecto al Baloncesto.

Para ello, es de gran ayuda tener a una persona experta en el deporte como un entrenador de baloncesto, que te ayude a conocerte a ti mismo y que vea lo que tú no logras ver. Además de ayudarte a enfocarlo de una manera positiva para alcanzar tus objetivos y convertirte en un excelente jugador.

Por supuesto que, aparte de apoyarte en un buen entrenador, es fundamental tener motivación por aprender, ser perseverante y dejarse aconsejar. Sin estas tres aptitudes, no podremos avanzar y seguramente no podríamos ver con claridad cuáles son tus puntos fuertes.

Coach Lorenzo

Entrenador de Baloncesto

Director de la web coachlorenzo.com