Suscripciones
Inicio Archivos 2015

Archivos Anuales2015

8

El pasado sábado tuvo lugar un hecho trágico. En la ciudad de Oaxaca (México) un entrenador de baloncesto fue asesinado por el padre de una jugadora de once años a la que, al parecer por llegar tarde al partido, aquel no había incluido en el equipo. La decisión provocó que el progenitor (probablemente responsable del retraso de la niña) increpara muy enfadado al entrenador y ambos se enzarzaran en una discusión violenta, hasta que el padre sacó una pistola con la que tras varios disparos mató al profesor. Aunque parezca increíble, por desgracia, es cierto.

En mi último libro “Mi hijo es el mejor, y además es mi hijo” comento muchas situaciones en las que los padres de los deportistas jóvenes actúan inapropiadamente: en los casos más extremos, de manera lamentable; y podría haber mencionado otras muchas que quedaron en el tintero, al igual que otras tantas que los que vivís el deporte de base como entrenadores o padres veis con bastante frecuencia. Algunas han tenido publicidad e incluso sido objeto de reportajes periodísticos por ser muy escandalosas, como las agresiones vergonzosas a árbitros de fútbol que de vez en cuando se producen. Sin embargo, por mucho que hayamos visto o imaginado, jamás pensé que un padre podría asesinar a tiros a un entrenador por no poner a su hijo. ¡Hasta aquí hemos llegado!

Obviamente, es un caso muy extremo, y lo más seguro es que se trate de una persona (el padre) muy desequilibrada; pero debe servir para reflexionar una vez más, y actuar decididamente de una vez por todas, sobre la trascendencia de los padres en el deporte infantil. Estos no son una anécdota aberrante para las charlas de café, ni un mal necesario que hay que evitar con medidas restrictivas o aguantar cuando no queda más remedio, sino parte activa, queramos o no, en el deporte actual, y como tal, se les deben proporcionar los conocimientos y la formación apropiados para que puedan colaborar favorablemente en lugar de restar y causar graves daños. Si los padres también juegan (y nos guste o no, así es), tenemos que entrenarlos para que su rendimiento sea bueno. ¿Lo entendemos por fin, o continuamos negándolo?

A raíz de la luctuosa noticia, he leído comentarios a favor de separar claramente a los padres de la actividad deportiva: “que no pasen de la puerta y nos dejen trabajar en paz”; es decir, que sean los chóferes y los sponsors de los niños (que los traigan/recojan y sobre todo ¡qué paguen!), pero que no se metan en nada. Comprendo el planteamiento, pero no lo comparto. Es una postura cómoda: “ojos que no ven…”, que permite seguir en la zona de confort en lugar de buscar soluciones y desarrollar programas y habilidades eficaces, pero por mucho que se quiera ignorar, la influencia de los padres en sus hijos existe y es muy fuerte, y además es lógico que quieran saber y opinar: ¡son sus hijos! Precisamente por eso, no tenemos que apartarlos sino integrarlos: proporcionarles información sobre el deporte de sus hijos, las características de los deportistas jóvenes y los beneficios/perjuicios que pueden obtener; es necesario involucrarlos, darles su espacio y hacerles ver cómo pueden ayudar. Evidentemente, su función no es la del entrenador, a quien deben respetar sin entrometerse en sus decisiones, pero para conseguir que comprendan a los entrenadores y respeten su ámbito de actuación, hay que educarlos, no ignorarlos.

Ese mismo día, junto a Charly Sainz de Aja, tuve el honor de participar en una actividad organizada por la Asociación de Baloncesto Colegial (ABC) dirigida a directores técnicos de colegios. Allí, entre otros temas, se habló de los padres, y como es lógico salieron esos casos de padres obsesionados, desinformados, sobreprotectores y hasta energúmenos que, seguramente sin quererlo, pensando que hacen lo mejor, y guiados por sus emociones sin control, perjudican a sus hijos y dificultan que el deporte cumpla con sus objetivos formativos. ¿Qué hacemos con esos padres? Me gustó comprobar que son muchos los directores técnicos que ya comprenden que trabajar con los padres no es una pérdida de tiempo, sino una pieza indispensable en cualquier programa de deporte infantil que pretenda ser exitoso. Y no se trata de darles una charla para cumplir, sino de elaborar un programa de actividades específicas para padres a lo largo de la temporada que por supuesto sea razonable y se pueda cumplir (reuniones, talleres, conferencias…),  complementándolo con materiales escritos, audiovisuales u online que contribuyan a sensibilizarlos y formarlos, concretando espacios para que los padres puedan expresar sus dudas, inquietudes y opiniones en privado, y según proceda en cada caso, proporcionándoles la oportunidad de colaborar como voluntarios.

Como sucede en cualquier otro ámbito, por mucho que se haga siempre habrá algunos padres que actúen inapropiadamente, pero se trata de que cada vez sean los menos y más los que colaboren para que el paso de sus hijos por el deporte resulte satisfactorio. Como es evidente, también los entrenadores y los directores técnicos tienen que evolucionar. Estos últimos deben asumir la responsabilidad de organizar programas para padres y mantener una comunicación abierta y productiva con ellos, además de seleccionar y orientar a los entrenadores que trabajan con niños y adolescentes para que gestionen la actividad deportiva de la manera adecuada y no actúen caprichosamente. Los entrenadores deben asumir su responsabilidad de educadores y saber que no entrenan a deportistas profesionales, sino a jóvenes a los que deben respetar y formar como personas.

Este debe ser uno de los puntos de encuentro con los padres. Estos deben comprender el valor educativo del deporte y, por tanto, que fomentar la puntualidad es importante, o que estar en el banquillo permite que el hijo aprenda a luchar consigo mismo aceptando que es parte de un equipo y no siempre llueve a gusta de uno, tolerando la adversidad y esforzándose para superarla en lugar de desanimarse. A su vez, los entrenadores deben comprender que los chicos que cumplen con su compromiso de ir a entrenar, ser puntuales y esforzarse, aunque tengan menos talento que otros, merecen competir en los partidos para alimentar su motivación y beneficiarse de las oportunidades formativas que ofrece la competición.

Es evidente que hace falta una buena comunicación fluida entre los padres y los técnicos, y esta no se produce en caliente, sino a través de reuniones tranquilas en las que ambas partes puedan exponer sus puntos de vista. Lamentablemente, en Oaxaca hemos visto que cuando falta esa comunicación las consecuencias pueden ser terribles; y sin llegar a ese extremo, también son negativas siempre que los muchachos salen perjudicados por entrenadores irresponsables e intransigentes y padres desinformados, sobreprotectores y obsesivos que entre sí no conectan. ¿Hacemos algo?  El horrible asesinato de ese entrenador a manos de un padre enfurecido porque su hija no jugaba, debería estimularnos a actuar sin más demora. ¿Entrenamos a los padres, o dejamos que los energúmenos crezcan?

 

Chema Buceta

Twitter: @chemabuceta

www.palestraweb.com

www.psicologiadelcoaching.es

0

Cuando empezamos un entrenamiento utilizamos el calentamiento para preparar el organismo para posteriores esfuerzos más exigentes, y pasar de un estado en reposo a un estado activo. Con ello favorecemos el rendimiento y evitamos posibles lesiones. El tiempo que acostumbramos a utilizar en un calentamiento es entre 15 y 20 minutos, a veces algo más, y el trabajo acostumbra a ser progresivo, de menos a más intensidad. Las pulsaciones variarán de 70-100 pulsaciones por minuto en estado de reposo, a unas 140-160  p.m. en estado activo del 70% de nuestra capacidad máxima (es lo recomendado). Dependiendo de la persona, su peso, su altura, el momento de la temporada que nos encontremos, de la temperatura ambiente o de si padece alguna patología en su capacidad cardíaca las cantidades medias podrían variar. Nuestros músculos, articulaciones, capacidad corporal, atencional y motivacional deben cambiar  su estado y pasar a una activación en todos los sentidos. Es lo mismo que ocurre cuando nos incorporamos con un automóvil en una autopista, debemos poner el vehículo en la velocidad y revoluciones mínimas necesarias para acceder a ella, si no, no podemos circular por ella. Al igual pasará pues con nuestro cuerpo, si no está preparado, será mucho más fácil cometer errores, no ejecutar con precisión o tener más riesgo de lesión, entre otros factores.

Hay muchas formas de trabajar un calentamiento, por supuesto en función de la categoría, de los objetivos que planteamos durante el entrenamiento/partido o de la capacidad que tiene el propio equipo de aceptar y asimilar nuevas propuestas, ejercicios, desafíos. Lo podemos enfocar en distintas vías, hoy me voy a centrar en el calentamiento que utilizamos en nuestro primer equipo danés Stevnsgade Basketball Club de Copenhague que jugamos en Top League Division en Dinamarca, y diferenciaré calentamientos en entrenamientos y en partidos.

En función del día de entrenamiento y de los objetivos y planificación de la semana, empezamos de una forma u otra. No es lo mismo un entrenamiento el día después de haber jugado partido de liga, dónde han pasado menos de 24h y has viajado 3h, que el entrenamiento antes de partido, que muchas veces es también con menos de 24h de antelación. Debe ser coherente el entrenamiento, pero también lo debe ser el calentamiento.

Bernat Elias

0

Nº 1. 2C2. Los defensores dan vueltas alrededor del circulo de medio campo, los atacantes juegan en 2c0, a la señal del entrenador los defensores corren para defender en 2c2.

Sin titulo_19

 Nº 2. 2C2. Dos equipos dan vueltas alrededor del circulo central, el entrenador con el balón; lo pasa a uno de los jugadores y jugamos 2c2. El equipo rojo siempre ataca en la misma canasta y el equipo azul en la canasta contraria.

Sin titulo_20

 

Toni Becerra

Director del portal www.ejerciciosbaloncesto.com

 

0

Cuando hablamos de básquet formativo, estamos asumiendo como entrenadores una inmensa responsabilidad. Tenemos en nuestras manos gente joven, en formación, que tiene la ilusión de llegar a ser un deportista en su máximo esplendor. Gente joven que se llevara con el correr del tiempo alguna enseñanza para utilizar más allá de las líneas del campo de juego.

Como formadores, considero importante que tengamos claro qué tipo de jugadores intentaremos formar, y de qué manera articular los contenidos específicos del deporte con los valores de desarrollo personal que acompañaran toda la vida al joven deportista. Por lo anteriormente explicado es muy importante preguntarme: ¿Qué tipo de jugadores intentare formar?

En la filosofía de trabajo, considero de vital importancia articular los contenidos específicos del deporte mediante el desarrollo de tres valores fundamentales en la formación de jugadores:

  •  Inteligencia
  •  Agresividad
  •  Solidaridad

A continuación las características de los jugadores formados en esta metodología de enseñanza:

Jugadores Inteligentes:

  • La inteligencia no solo al servicio del juego específicamente, sino también para interpretar con sensibilidad que necesitan hacer para contribuir a su formación como deportistas.
  • Inteligencia para anticipar situaciones, para interpretarlas, para tomar adecuadas  decisiones en el juego y en la vida.
  • Para  poder entender razones de por qué suceden las cosas y elaborar soluciones a los problemas en las distintas situaciones con creatividad.
  • Para detectar cual es el momento de hacer las cosas y cuáles son las cosas que ese momento requiere que se hagan.
  • Reconocer cuáles son sus puntos fuertes y cuáles son sus limitaciones.
  • Para entender las razones por las cuales no se consiguen los objetivos propuestos.
  • Para desarrollar activamente un plan de acción para la mejora individual.

Jugadores agresivos (actitud):

  •  Para entrenar de forma extrema con el objetivo de superarse día a día.
  •  Para soportar las cargas de entrenamiento.
  •  Para sobrellevar la adversidad de la mejor y más positiva manera.
  •  Para llevar adelante la acción producto de sus decisiones.
  •  Para entrenar para sus puntos fuertes y superar continuamente sus limitaciones.
  •  Para luchar fieramente ante la adversidad.
  •  Para trabajar para conseguir los objetivos propuestos.

Jugadores solidarios:

  •  Que se sacrifiquen por el equipo desinteresadamente.
  •  Que estén listos para colaborar en cualquier situación en que el equipo lo precise.
  •  Que no sea egoísta y que sepa postergar la gratificación individual en pos de los intereses del equipo.
  •  Que ponga su cuerpo, su mente y su espíritu a favor de los intereses del equipo.
  •  Que piense continuamente que le puede dar el al equipo y que trabaje para poder dárselo.

 ¿Para qué sirven la inteligencia, la solidaridad y la agresividad en el ataque y en la defensa?

Agresividad:

En el ataque:

  • Para generar ventaja mediante acciones de 1 c 1 con o sin balón
  • Para superar las situaciones de tensión del juego
  • Para no dejarse intimidar por la defensa rival
  • Para luchar por cada balón suelto
  • Para soportar los golpes propios del deporte de contacto

En la defensa:

  • Para atacar al atacante
  • Para ganar el duelo desigual entre atacante y defensor
  • Para tomar la iniciativa
  • Para sufrir por el equipo
  • Para rotar y no ser superado.

Inteligencia:

En el ataque:

  • Para detectar cual es el mejor momento de hacer las cosas y cuales son de acuerdo a la situación las cosas a realizar.
  • Para detectar cuando se ha generado ventaja.
  • Para administrar de la mejor manera la ventaja generada.
  • Para ocupar racionalmente los espacios
  • Para detectar y anticipar las rotaciones defensivas y atacarlas
  • Para leer la defensa en todas las situaciones de juego en las que intervengo y tomar de acuerdo a esa lectura la opción técnico – táctica correspondiente
  • Para administrar los tiempos de la ofensiva
  • Para entender por donde está pasando la clave de juego en los distintos momentos del mismo
  • Para seleccionar los lanzamientos

En la defensa:

  • Para leer todas las acciones del atacante y anticiparse a ellas
  • Para determinar el momento en que se debe presionar y cuando se debe replegar
  • Para manejar los factores temporales en defensa
  • Para manejar los distintos factores posicionales
  • Para entender sistemas defensivos de equipo
  • Para comprender sistemas defensivos alternativos
  • Para comunicar las acciones del ataque

Solidaridad:

En el ataque:

  • Para ceder a mis compañeros la ventaja que  he generado.
  • Para pasar el balón al compañero mejor ubicado.
  • Para entender el concepto de “gol de equipo”.
  • Para poder jugar pases extras.
  • Para  sacrificar mis intereses personales en pos del interés común
  • Para jugar en función de mis compañeros
  • Para hacer llegar el balón al jugador clave en determinadas situaciones.
  • Para no forzar ningún tiro que no me corresponda tomar.

En la defensa:

  • Para comprometerme con la defensa de equipo
  • Para estar listo a dar una ayuda defensiva
  • Para cortar y anticipar las acciones del atacante
  • Para entender el concepto de 5 c balón
  • Para realizar buenas segundas ayudas
  • Para realizar rotaciones
  • Para garantizar mi acción de bloqueo

Conclusión:

1. Hay que tratar de formar o fichar  Jugadores “Agresivos, inteligentes y solidarios”.

Agresivos, porque sin agresividad no se puede  generar ventajas ni competir en este deporte.

Inteligentes para ocupar los espacios, para dificultar la tarea defensiva, para leer y anticipar situaciones, para administrar la ventaja que genera el equipo.

Solidarios a la hora de generar cosas y cederlas a otro, para buscar siempre al compañero mejor ubicado, para buscar ese “pase de mas” que caracteriza al “gol de equipo”, para no forzar ninguna situación, para pensar el ataque como una elaboración colectiva.

2. Hay que diagramar situaciones tácticas ofensivas que permitan a los jugadores tomar sus propias decisiones en función del objetivo en común.

Prof. Santiago “Tato” Rimoldi

Profesor y entrenador de básquetbol, actualmente trabajando en Uruguay. Se ha desempeñado en la formación de jóvenes por distintos lugares, destacándose tanto en la región de Entre Ríos como a nivel Nacional. Trabajó en el alto rendimiento Argentino y actualmente forma parte del staff de entrenadores de ENEBA Nivel III.

Artículo publicado en el blog http://abrirjuego.blogspot.com.es/

 

1

Ya está disponible para todos los suscriptores un nuevo número de Entrenandobasket, en el que se puede acceder a un material de enorme calidad, como en los 13 números anteriores.

En primer lugar, el actual preparador físico del Palencia Baloncesto de la LEB Oro, Dani Hernández, ha escrito un completo artículo sobre cómo optimizar el rendimiento, dentro de la sección de “Preparación Física”. Por su parte, todo un veterano como Andrés Rodríguez, nos muestra unas pautas para planificar el trabajo del bote en minibasquet, dentro de la sección de “Planificación”.

La “Técnica Individual” corre a cargo del Director de la empresa, Ejecusport, Álex Pérez,  enseñándonos a trabajar los detallas técnicos del reverso, mientras que la sección del “Entrenador Asistente”, la ocupa el ex jugador de TDK Manresa o Unicaja, Chus Lázaro, cuyo tema abarca el papel del entrenador ayudante en la elaboración de un plan de partido. Por su parte, el joven preparador físico, Micael Tolosa, ha elaborado un interesante artículo sobre el calentamiento en minibasquet.

Un técnico con gran recorrido en nuestro país, Alberto Pesquera, ha escrito sobre la comunicación en defensa, aspecto tan importante para trabajar, y todo un campeón de la Copa Príncipe la temporada pasada, Natxo Lezcano, nos muestra varios ejemplos de sistemas con pase mano a mano, dentro de la sección “Táctica Ofensiva”. La gran Montse Cascalló, sigue aportando su sabiduría en la sección “La Psicología del Entrenador”, y en este número nos muestra su punto de vista sobre cómo podemos motivar a jugadores que empiezan a practicar nuestro deporte.

Por último, la entrevista correspondiente a este número es al que fuera seleccionador nacional, Mario Pesquera, que nos habla, entre otros temas, sobre cómo ha evolucionado el baloncesto desde que él comenzara a entrenar hasta la actualidad.

Para acceder a este material de forma completa sólo tienes que suscribirte a nuestra revista por sólo 1 euro al mes en el siguiente enlace: http://www.entrenandobasket.es/suscripciones-3/. Si ya fuiste suscriptor de los primeros 12 números, puedes renovar tu suscripción accediendo a tu cuenta.

11

En este artículo voy a hablar de como defender los cortes, tanto de lado fuerte a lado débil como al revés. La defensa y sus conceptos son muy importantes trabajarlos desde la base para que cuando los jugadores lleguen a senior, los tengan asimilados.

 Corte desde el lado fuerte

El defensor no debe perder nunca perder la posición básica (“relajarse”), ya que siempre que nuestro atacante suelta el balón caemos en ella. Una vez inculcado a nuestros jugadores este concepto, el defensor debe:

  1. Alejarse del atacante, modificar la posición de sus pies y tapar la línea de pase.
  2. Negar el corte para que lo haga lo más alejado del balón.

 Corte desde el lado débil

El defensor debe estar siempre en tensión, formando un triángulo entre su atacante y el jugador con balón. Una vez enseñado este concepto, el defensor debe:

  1. Reducir el espacio, para buscar cuanto antes el contacto con el atacante.
  2. Cuando atacante inicia el corte, la defensa se desplazara hacia el ataque y contactará con él.

Una vez llegado a este punto, se pueden dar dos situaciones en función del movimiento del atacante:
  • Si se va por arriba, taparemos la línea de pase.

  • Si se va por la línea de fondo, cambiamos nuestra posición para llegar al lado fuerte tapando línea de pase (algunos entrenadores dicen que en la mitad del recorrido prefieren que el defensor esté cara a balón, a mi no me gusta porque se pierde el contacto visual con el atacante y se realizan más faltas al contactar con las manos).

  

Carlos Mosquera Rodríguez

Twitter: @c_mosquera1980

http://pasepicado.blogspot.com.es/

Twitter: @pasepicado

 

9
Un ejercicio muy intenso de entrenamiento en el que trabajamos tres aspectos de la defensa, es el que os voy a presentar a continuación y al que llamo “Benavente” en honor a un entrenador gallego al que se lo vi en una “Revista Técnica de Basket”
Ejercicio Benavente: “Defensa del primer pase de contraataque, defensa lateral y del tráiler”
El primer aspecto defensivo que trabajamos es obstaculizar la salida del primer pase de contraataque, lógicamente al mismo tiempo trabajaremos la parte ofensiva de como sacar de forma efectiva dicho pase.
El segundo aspecto defensivo es defender a un atacante que corre botando por banda en un lateral del campo. Ofensivamente bote en carrera ante la presencia de un defensor.
Por último al llegar a la zona contraria obligamos al defensor a que recupere y defienda en la parte central la llegada en ataque de un hipotético tráiler llamado también hombre remolque.
Mecánica
Colocamos a los jugadores por tríos, en el ejemplo jugadores nº1, nº2 y nº3. El primer jugador nº1 tira el balón contra tabla y coge su propio rebote, el jugador nº2 obstaculiza la salida del primer pase de contraataque para que no reciba el jugador nº3 que estaba el último del trío y que se debe abrir a la banda.
Cuando recibe el jugador nº3, corre la banda botando siendo defendido y perseguido por el jugador nº2 hasta llegar a la zona contraria en posición de alero. Al llegar a esta situación el jugador nº3 pasa el balón al jugador nº1, que tras dar el primer pase de contraataque corre por el centro de tráiler u hombre remolque, el jugador nº2 tiene que reaccionar y hacer una recuperación defensiva del jugador nº1 que jugará un 1c1 central contra él.
Lógicamente irán saliendo sucesivamente otros tríos y los jugadores harán una rotación clásica, es decir del nº1 al nº2, del nº2 al nº3 y del nº3 al nº1.
Es muy importante que el ejercicio se haga también por el otro lateral del campo, para que los jugadores trabajen ambas manos, la lateralidad y la simetría en el juego. Os puedo asegurar que si el ejercicio se hace bien, es muy intenso y muy útil para mejorar el trabajo defensivo de los aspectos citados.
Entrenador Superior de Baloncesto
Director del Blog de baloncesto Viveelbasket

17

Entrenandobasket te da la oportunidad de pronunciarte sobre el eterno debate del “sistema pasarela” en categorías de formación. Puedes votar en la parte derecha de esta noticia a favor del sí o del no. Además, en la sección de comentarios en la parte de abajo, puedes aportar tu opinión libremente. A continuación, os facilitamos los respectivos puntos de vista de Maties Cerdà (ex entrenador del Palma Air Europa de LEB Plata) y de Andrés Rodríguez (colaborador de Entrenandobasket).

¿Estás a favor del sistema pasarela?

Maties Cerdà: Sí.

968876_625555537478183_2099545_n

Recuerdo que cuando supe que se quitaba el sistema pasarela en la categoría infantil, lo primero que pensé fue: “la de jugadores y jugadoras en categorías de formación que se van a quedar sin jugar este año”. Sigo con el mismo pensamiento. Desgraciadamente, los entrenadores de formación, no estamos (me incluyo por deferencia a los colegas) preparados para gestionar correctamente y pensando en los formados, el hecho de que no exista la única norma que obligaba a los entrenadores a que todos pasaran por la pista a jugar, no les ayuda en nada.

Andrés Rodríguez: No.

Foto Andrés Rodríguez

Después de gastar un dineral en el Curso Superior, sumando otro para un Máster que nos llevará a unos niveles estratosféricos como entrenadores, o eso nos “venden”. ¿NO ESTAMOS TODAVÍA PREPARADOS PARA LLEVAR NUESTRO EQUIPO DE MINI? ¿Por eso necesitamos la garantía federativa de salvaguardar el baloncesto de los niños? ¿Es o no una estafa, la situación? La norma dice: Uno de los principales objetivos del este reglamento consiste en fomentar la participación de todos los componentes de los equipos, independientemente de su capacidad técnica. ¿Los Cursos no dan esa preparación? ¿Nos estafan?.

Nos dicen: La filosofía está clara, se persigue que todos los jugadores convocados a ese partido jueguen y minimicen “daños psicológicos”, pues equipos de diferente nivel pueden llegar a alcanzar diferencias de más de 100 puntos que el reglamento pasarela no permite. Un partido y de repente el “malo” que tiene que jugar por norma (NO POR DECISIÓN DEL ENTRENADOR DE CUÁNTO Y CUÁNDO) pierde tres balones y de ir ganando pasas a perder. Sabemos que los niños son crueles entre ellos y el resto del equipo increpa a ese niño por perder el partido.

Resultado: el niño pierde autoestima o deja de jugar harto de ver y escuchar a sus compañeros poner caras porque les toca jugar. ¿AHORA YA NO hay daños psicológicos? ¿Sólo me ha pasado a mí? El Reglamento dice: El entrenador será también el responsable del comportamiento de los jugadores, los suplentes y los acompañantes, manteniendo una actitud respetuosa hacia todos los participantes en el encuentro. 

¿SERÁ YA LA HORA DE ACABAR CON PASARELA Y HACER BALONCESTO?

2

Nº1. 3C2. Defensores rodean los conos y defienden, ataque 3c0 con pase hasta medio campo. Jugar 3c2 en medio campo. Buena utilización de los espacios y pocos botes.

Sin titulo_4

Nº2. 2C1. Jugador con balón primer pase de contraataque a uno de los dos jugadores de las dos filas laterales, el que recibe juega con bote por el centro del campo, el otro jugador del lateral defiende. jugador que realiza el primer pase de contraataque genera espacio ganando el carril lateral y jugamos 2c1.

Sin titulo_15

Toni Becerra

Director del portal www.ejerciciosbaloncesto.com

 

2

Hace poco, mi amigo y entrenador, Juan Couto, me comentaba que podría escribir sobre si gritar por parte del entrenador tenia efectos positivos o negativos. Si era un “recurso” apropiado o no…Es difícil ser objetivo en este artículo, por que os habla un entrenador que tiene una voz de entrenamiento alta y que con el paso de los años, quizás he ido domando, no consiguiéndolo en muchos de los casos.

He de reconocer que cuando he ido a ver entrenadores que dirigen sus entrenamientos sin alzar la voz y consiguiendo un ritmo alto de entrenamiento, me he quedado sorprendido. Gratamente sorprendido diría. Dentro de mi escuchaba una voz que me decía: “Ves Joan, se puede hacer un entreno intenso sin gritar, sin alzar la voz, sin enfatizar”. Pues ya veis a este entrenador intentando hacer su próximo entrenamiento con tono bajo. El resultado, un desastre. Ritmo de entreno a mínimos, la gente mirándote como un marciano y preguntándose a este que le pasa hoy.

-Así es que me siento en mi diván y reflexiono sobre ello. Y en este pensamiento que tiene que ver mucho con tu Yo, llego a varias reflexiones.

Una de ellas es que moldearse, hacerse como entrenador, ha de ir unido a la personalidad de cada uno. No podemos ser bicéfalos en una personal y otra como entrenador. Los entrenadores, creo yo, hemos de ser naturales. Si fuerzas una imagen no consigues nada, por que no sirve de nada engañarse a uno mismo y a los demás.

Yo soy de los que grito, de los que enfatizo y demuestro mis emociones , y eso no es mejor ni peor que otro entrenador que manda con la mirada, con gestos y con un tono de voz bajo. Al final son los jugadores los que se acostumbran a cada tipo de entrenador.

En lo que si que habría discusión es en las preguntas que voy a plantear y que voy a responder como Joan González entrenador, y que por supuesto son el fruto de MI reflexión personal

  • ¿El grito  se debe utilizar mas en equipos de formación o no?

Creo que el grito tiene poco efecto en equipos de formación, aunque es cierto que a veces en alguna situación hay que enfatizar, realzar el tono o enfadarse en aspectos que consideremos importantes. Pero por mi experiencia en formación, no considero que sea un recurso demasiado positivo, donde puedes bloquear a un jugador aún inseguro en su faceta de construcción de la personalidad.

  • ¿En los equipos séniors en que momento hay que aplicar el grito?

Desde mi punto de vista el grito ha de ser en el momento justo. Averiguar cuál es el problema, por que ha de tener efecto sobre el grupo, en el sentido que a ti te convenga como entrenador. No es fácil escoger los momentos, pero hay una situación que para mi es influyente: la baja concentración del grupo con el trabajo.

Estar continuamente gritando pierde efectividad, porque el grupo incorpora este tono, como habitual y entonces no tiene ningún efecto. Mejor dicho si lo tiene: negativo y perdida de autoridad

  • ¿Hay que aplicar a  todos los jugadores el grito?

Pues evidentemente creo que no. Creo que los entrenadores hemos de saber como afecta a cada jugador un grito. Por mi experiencia hay jugadores que una frase irónica, una mirada o una observación, pueden tener más efecto que un grito y hay otros jugadores que les pasa al revés.

  • ¿Gritar, refuerza el entrenamiento?

En mi opinión, como he dicho antes, esto va en función de cada entrenador. De cómo le gusta expresarse. A mi parecer cuando estas en tensión, elevas el tono de voz, etc… Estás ayudando en la dinámica de determinados ejercicios, básicamente defensivos, que necesiten un extra de trabajo mental. Y ahí creo que el grito es de ayuda por que transmite al jugador esta intensidad que deseas para este trabajo.

  • ¿En qué situaciones el grito puede ser negativo?

Hay varios factores por los que un grito puede producir el efecto contrario de lo que busca el entrenador:

-         Cuando se quiere  buscar autoridad.

-         Cuando se quiere  demostrar al entorno o cierto entorno que “se domina” una situación.

-         Hacerlo a un jugador/a de poca influencia en el vestuario, por que a parte de perjudicar     mas, a un jugador con poca ascendencia en el grupo, pierdes a la vez la autoridad antes los que si la tienen.

-         Gritar como hábito y no como estímulo.

-         Hacerlo para evidenciar al jugador delante de otros y justificar un error tuyo.

-         Gritar siempre como refuerzo negativo. Hay gritos que refuerzan actitudes positivas.

Seguramente hay muchas mas acciones de grito de las expuestas aquí. Tantas como personalidades de entrenadores. Pero quiero reflejar el grito en si mismo no es malo ni bueno, sino que va en función de dónde se ponga el acento, de que se quiera conseguir.

Algunos que desde fuera nos ven chillar, pueden ver un cierto descontrol de la emoción, y quiero defender que se puede chillar, y controlar esa emoción interna, aunque se digan cosas en un contexto que no se dirían fuera del parquet o del vestuario.

Chillar, gritar, elevar mucho el tono de voz,  no es necesariamente sinónimo de enfado, puede haber otros objetivos que se quieran conseguir con esta actitud del entrenador.

Quiero acabar diciendo, que en defensa de aquellos que utilizan un tono de voz elevado en el entrenamiento o partido, me hacen sufrir más aquellos jugadores que tienen entrenadores, que supuestamente siempre demuestran un tono plano y utilizan el sarcasmo para intervenir entre él y el jugador. Aquellos entrenadores  que van “de super-entrenadores” como si dominasen todas las facetas relacionales en el parquet, y que dan esa imagen de poder, cuando en realidad después, algunos canalizan toda esta emoción que han contenido, en relaciones deterioradas entre quienes les rodean.

Joan González

Colaborador de Entrenandobasket