Suscripciones
Inicio Archivos 2019 junio

Archivos Mensualesjunio 2019

0

CADA DECISIÓN TIENE POR OBJETIVO: LOS JUGADORES

A menudo incidimos en la indudable importancia que tienen los entrenadores y los jugadores de un Club o escuela de baloncesto, pero no son los únicos artistas que deberían formar la creación de un método de trabajo, el cual, esté interrelacionado entre sí.

Entiendo que las decisiones que se deben tomar, tendrán como objetivo: los jugador@s. A partir  de la correspondiente suma de decisiones que repercutirán en la mejora de los  estos.

Los clubes deben implantar una metodología de trabajo y formación conjuntamente con unos aspectos prioritarios a valorar por sus responsables, hecho que ayudará a crear un sello distintivo de Club y por lo tanto de jugador@s.

En su día, me comentaron, la situación que se dio en un equipo de formación que durante la temporada no perdió ningún partido y posteriormente conquistó un Campeonato de España: el Club decidió que el entrenador no continuaría trabajando en la estructura técnica del mismo, todas o casi todas las decisiones que tomó el entrenador fueron pensadas en ganar, ganar y ganar, pero ¿ y los jugador@s ?, ¿ las decisiones que se tomaron de forma directa o indirecta, influyeron para el progreso del jugad@r ?.

Demasiadas veces se habla de filosofía, pero lo que realmente interesa es trabajar en la práctica, crear unas excelentes dinámicas de trabajo, donde no se tomen decisiones irrelevantes y que todos los detalles influyan en los jugador@s.

El saber es sólo poder en potencia.Para que ese poder se manifieste. debe ser aplicado.La mayoría de la gente sabe lo que debe hacer en cada situación, o en su vida.El problema es que no toma medidas coherentes y diarias para aplicar el saber.»

IM AFRAID TO JUMP: JUMP!!!

Francesc Canals

Entrenador Superior

Director de I am Winners

Ejercicio clásico e imprescindible si trabajamos en categorías de formación con el que trabajamos varios conceptos a la vez (pase, cambios de dirección, cortes, entrada o tiro,etc).

Como se puede apreciar en el gráfico empieza el ejercicio con pase del jugador nº1 al jugador nº2 que previamente realizará una finta de recepción, el jugador nº1 tras pasar corta hacía el lado contrario donde recibe el pase del jugador nº2, este tras pasar corta al lado contrario donde recibirá de nuevo el pase del nº1, tras recibir puede tirar o hacer una entrada a canasta.
Variante: Inclusión de defensores, jugando un 2c2 a base de pasar y cortar, insistir en defender pr delante haciendo previamente un pequeño body-cheek.

Eduardo Burgos

Entrenador Superior de Baloncesto

Director del Blog de baloncesto Viveelbasket

0

Durante una temporada entrené a un equipo infantil, el cual, ha sido de los grupos con los que he estado más horas en la pista.El 80 % del trabajo que realizamos  estaba destinado a la técnica individual ( bote, pase y tiro ): 1c0 con muchas repeticiones del gesto técnico, 1c1 ofensivo y defensivo.

En los partidos, todo el trabajo ofensivo del 1c1 no se reflejaba, y me llevaba a estar un poco decepcionado con los jugadores.En el transcurso de la temporada , nosotros pensábamos que necesitamos tiempo, que en el transcurso de la misma conseguiríamos la mejora esperada, se fue produciendo pero no al nivel que esperábamos; no conseguimos jugadores eficaces.

Un jugador eficaz debe ser capaz de producir respuestas rápidas, exactas y ejecutarlas con precisión.El baloncesto requiere de diferentes tipos de habilidades que están ligadas a las capacidades técnico/motrices y a las capacidades cognitivas que conciernen especialmente a la vertiente perceptiva y de decisión.

Para un gran número de entrenadores, la técnica sigue siendo uno de los marcos de referencia más importante.Sin embargo, la distancia que hay entre el gesto y el rendimiento crece con el nivel de destreza, en la medida que consigamos la capacidad de que un jugador pueda modificar su comportamiento motor, con respecto al contexto de oposición, podremos alcanzar el rendimiento proyectado.

La técnica es necesaria para la obtención de un buen resultado, pero no es suficiente para conseguir por sí sola el rendimiento esperado.Por tanto, no es suficiente realizar un rendimiento motriz, sino que es necesario aprender a situarlo dentro de un contexto de juego, en el que haya situaciones específicas de cooperación/oposición que lo valorizarán.

I’M AFRAID TO JUMP: JUMP!!!

Francesc Canals

Entrenador Superior

Director de I am Winners

0

Fin de temporada. Fin de curso. Momento de tomar decisiones y elegir sobre qué camino tomar. ¿Bachiller? ¿Formación Profesional? ¿Seguir jugando o dejar de hacerlo? ¿Cambio de club? ¿Apostar por un proyecto conocido? ¿Arriesgar por uno ganador, más allá del trabajo formativo? ¿A qué actividad de verano ir? Decisiones más o menos importantes, por qué no decirlo, de personas que están en un momento de su vida en el que son vulnerables a esas decisiones.

La trascendencia de algunas no debe tomarse a la ligera, o por lo menos debe hacerse contemplando alguna de las cuestiones más importantes que hay en el momento de elegir.

Friedrich Von Wieser, economista y sociólogo austriaco de finales del siglo XX, acuñó el término de “Coste de Oportunidad” en un ámbito de economía de empresa alas alternativas altamente valiosas a las que se debe renunciar, cuando se toma la decisión de elegir una determinada opción. El Coste de Oportunidad de una elección, es el valor descartado. Extrapolando esta aplastante conclusión al ámbito social (también contemplado por Von Wieser) y teniendo en cuenta que continuamente estamos eligiendo y tomando decisiones al respecto de donde ir, que comprar, que hacer o en que poner mi “focus”, conviene ser muy consciente de que, y aquí viene lo verdaderamente importante: con una elección hay siempre una renuncia.

La base de esta aseveración reside en la limitación de recursos que se tienen y a la infinidad de posibilidades de las que se dispone y dentro de todos los recursos de los que podamos disponer, nos centraremos en el más importante de ellos: El tiempo. A diferencia del dinero, otro de los recursos a tener en cuenta, este no se puede recuperar cuando se calcula un coste de oportunidad, es decir, el tiempo que invirtamos en la opción elegida, no lo recuperaremos, por lo que, la decisión cobra importancia.

pelota

Así pues, en un claro ejemplo que podríamos considerar banal, como la diatriba entre comprar un pantalón o una camisa cuando solo se tiene dinero para una de las dos cosas, el coste de oportunidad seria la prenda que no compremos. Si disponemos de 3€ para comprar un helado o algún dulce y elegimos comprar un pastel, el coste de oportunidad en este caso sería el helado.

¿Pero y cuando la decisión consiste en cursar bachiller o un grado de Formación Profesional? ¿En cambiar o no de club a un niño de 12 años? ¿En mantener la comodidad del estatus que me ofrece mi situación actual (sea esta cual fuere) o  buscar nuevos retos y cargar con una mochila y marchar a probar como es de hondo el río con los dos pies? Y pasando a ejemplos con una clara inversión de tiempo menor; ¿Cuál es el coste de oportunidad cuando entre ir al cine o quedarnos a estudiar, decidimos quedarnos a estudiar? ¿Y si elegimos ir al cine? ¿Es mucho el coste de jugar menos o no jugar el sábado, si entre ir a entrenar o salir con los amigos, elegimos salir con los amigos? ¿Y cuál es el coste de oportunidad si elegimos al revés?

Pretender que un individuo de entre 12 y 16 años tome según que tipo de decisiones (en demasiados casos es así), es arriesgado por el hecho de que no es capaz de valorar el costo de lo que rechaza y porque seguramente no podrá ser objetivo en esa decisión ya que, dentro de la limitación de recursos de que disponemos en general, lo que más tienen es tiempo y el dinero a invertir, no es suyo.

Valorar que la mejor opción siempre tiene un coste de oportunidad “0” y que habrá “coste” a poco que la decisión no sea la óptima, tal vez no debería dejarse en manos de alguien que todavía pasa revisión en el pediatra. Pero peor aún es que quien tiene que asesorar y guiar tampoco lo haga y decida que lo realmente valioso es su propio tiempo y no el del individuo objeto de la asesoría: Los hijos, alumnos, jugadores…

Maties Cerdà

Entrenador Superior

Director del Blog lapissarradenmaties

0
Si buscamos en el traductor el significado de la palabra “BUMP” entre varios de ellos una de las acepciones es la de “chocar con” y eso es literalmente lo que hacemos en esta defensa que se puede utilizar en diferentes situaciones pero en el ejemplo que a continuación os expongo es un bloqueo directo central, para los que les gusta la terminología inglesa pick an roll central.
Si observamos el gráfico cuando se realiza el bloqueo central el pívot nº5 continua rápidamente y de forma vertical hacia el aro, su defensor nº5 está pendiente del bloqueo y hace un flash y recuperación para parar al base nº1 mientras que su defensor recupera, se asoma y vuelve como si fuera el “cucu de un reloj”.
La continuación del atacante nº5 hacia dentro la defiende con un “BUMP” el otro pívot que está en el lado de ayuda, es decir choca interponiendo su cuerpo de forma legal con el atacante nº5 y saca un pequeño tiempo extra para que sus compañeros defensores nº1 y nº5 tengan unas décimas de segundo para recuperar a sus respectivos atacantes.
En el lado contrario el alero nº3 que defiende al atacante situado en la esquina, estará atento y se situará a caballo entre los atacantes nº3 y nº4 para ayudar en la recuperación a su compañero nº4 y prevenir el posible pase desde el lado contrario (ski-pass).
En realidad esta acción de BUMP es lo que toda la vida se ha conocido por un “Body-Cheek” que no es otra cosa que interponerse en la trayectoria de un atacante, chocando con él dificultando su intención ofensiva y rompiendo el timing del ataque.
He de confesar que yo le sigo llamando “Body-cheek” y alguno os preguntaréis, ¿por qué se le ha cambiado el nombre?, los mas osados dicen que es porque el “body-cheek” está prohibido y es una forma encubierta de seguir haciéndolo, pero aunque quizás en eso tengan algo de razón, yo me inclino mas a pensar que la razón fundamental es que se está imponiendo la moda usar el argot baloncestístico actual americano para nombrar las acciones y situaciones de nuestro baloncesto (cuestión de esnobismo mas que nada).

Eduardo Burgos

Entrenador Superior de Baloncesto

Director del Blog de baloncesto Viveelbasket

0

O le metemos pasión al trabajo o nunca llegaremos…y no ganaremos.

Siempre me ha gustado hablar con la gente mayor, escuchar sus vivencias sobre diferentes situaciones que hayan tenido en el transcurso de su vida, un conocido mío, lo llamaba: mundología.

Hace unos años hablando con dos señores de unos 75 años, explicaban que en la vida es básico, hacer las cosas con pasión en todo lo que hacemos.Me comentaron que a mucha gente le faltaba pasión en lo que realizaban, lo cual, conllevaría muchos fracasados en el día de mañana.

Los entrenadores debemos evaluarnos a nosotros mismos y luego a los demás; en los finales de temporada, hay los típicos comentarios de hablar sobre un entrenador, evaluando exclusivamente la clasificación que ha obtenido su equipo.

Creo que necesitamos esta autoevaluación contínua para mejorar en todos los aspectos del juego.Los entrenadores que veo con pasión, normalmente son aquellos que tienen más capacidad para ser imaginativos en su trabajo con sus jugadores; los que crecen desde la modificación; innovan en todos las aspectos del juego; no se acomodan; cuidan los detalles a nivel técnico, táctico, físico y emocional.

Necesitamos jugadores que quieran, que no se quejen, que no pongan excusas de forma reiterada, que no tengan miedo, que quieran competir con sus compañeros y especialmente que pongan pasión cada vez que entran en una pista de basket.

Los jugadores quieren que les otorguemos responsabilidad y demos cariño, será más fácil si existe esa pasión en lo que hacemos.Tener pasión por algo, es querer repetirlo siempre.

I’M AFRAID TO JUMP: JUMP!!!

Francesc Canals

Entrenador Superior

Director de I am Winners