Suscripciones
Inicio Noticias

A continuación, os presentamos un ejercicio para trabajar los movimientos de pies en poste bajo apropiado para los pívots, pero también recomendable para el resto de jugadores, es el que podéis apreciar en el siguente diagrama:

TRABAJO DE MOVIMIENTOS DE PIES EN POSTE BAJO
Colocamos a todos los jugadores en una mitad del campo como podemos observar en el gráfico formando dos filas por cada lado del campo, todos y cada uno de ellos con balón en sus manos.
En cada lado del campo a su vez colocamos un jugador sin balón a la altura del poste medio o bajo (en el gráfico los números 1 y 2).
El primer jugador de cada fila pasa el balón al jugador situado en el poste bajo para que este realice un movimiento de piés en dicha posición (el tipo de movimiento puede variar según indicaciones de los respectivos entrenadores, incluir fintas, reversos, medias vueltas, etc).
Una vez realizado el movimiento el jugador que había dado el pase se desplaza para ocupar la posición de poste bajo o medio (será el nuevo receptor del pase) y el jugador que había realizado el movimiento de piés coge su propio rebote y se va botando a la fila contraria (será un nuevo pasador). 
De esta manera todos los jugadores realizan movimientos por uno y otro lado del campo y todos pasan por todas las posiciones. Conviene indicar a los jugadores que hagan las salidas de los movimientos de piés tanto por la izquierda como por la derecha.
A veces para evitar que haya conflictos en el tráfico de jugadores, en los equipos que he entrenado he realizado el ejercicio con dos grupos de jugadores uno en cada canasta y por sólo un lado del campo (si disponemos de entrenador-ayudante es lo ideal), luego intercambiábamos los grupos de lado y de canasta.
Director del Blog de baloncesto Viveelbasket
 

10

Meter el balón por el aro es una cosa, jugar baloncesto sería otra. Es común escuchar el típico tópico que alguien ha oído de otro y le da por repetirlo hasta la saciedad; “el baloncesto es fácil”, pero es que, el baloncesto, no es fácil. El baloncesto es muy difícil. Hay que conocer decenas de conceptos; después de conocerlos, hay que saber usarlos de forma integrada y coordinada con tus compañeros de equipo, de manera efectiva, eficiente, rápida, a pulsaciones de partido y mejor que tu rival. Cuanto mayor número de variables puedas dominar y anticiparte a ellas más se acentúa la diferencia en el juego. Si llegas a ese punto, claro que el baloncesto es fácil, aparentemente. No hay nada que sea producto de horas de dedicación que sea fácil. Una mente puede tardar meses o años en aprender cosas y puede olvidarlas al mismo ritmo que las aprende.

Estos micro y/o macro conceptos que trabajan sobre el detalle y que cambian el resultado de los partidos se deben pensar y repensar para ser matizados, mejorados y dominados sin perder la referencia vital de que cada día los mejoras o empeoras. Muy a menudo estos conceptos están escondidos entre las palabras de contenido dudoso o sin contenido. El propósito de este artículo es intentar desmenuzar un poco en que consiste ser un jugador inteligente. Creo que sabiendo bien el significado de algo se puede trabajar mejor en pos de mejorar y alcanzar objetivos. Por supuesto que el tema es tan amplio y complejo que el artículo quedará corto pero debería servir como una primera aproximación.

Lo primero sería una distinción en las definiciones entre listo e inteligente. Un jugador listo sería el que saca provecho de las acciones en el campo instintivamente, su instinto en la cancha le llevaría a ganar ventaja en muchas situaciones. La inteligencia sería más producto de la experiencia y es la capacidad de tomar buenas decisiones de forma consciente basadas en los conocimientos adquiridos… Creo que se le puede dar un significado más medible a estas palabras.

Por lo tanto, ¿Qué entiendo por ser inteligente en la cancha? Obviamente controlar todo, en todo momento, entiendo que a día de hoy escapa a la capacidad humana. Una buena definición sería el control del mayor número posible de variables,  en el menor tiempo posible y seleccionando la más fácil y efectiva en cada contexto. Vamos a enumerar algunos ejemplos:

- Control del tiempo y las faltas: Control del tiempo del cuarto, del reloj de posesión, del bonus de faltas y qué jugadores importantes del otro equipo están en peligro de faltas.

- Anticiparse a la acción: Reconocer situaciones y anticiparse a las más probables. La mente tiene que abrir constantemente un nuevo abanico de posibilidades. Tener siempre un buen “plan B” y saber recurrir a él rápidamente si falla el “plan A”. Contemplar muchas variables, tener los recursos para reaccionar y saber usarlos reaccionando a esas variables.

- No infravalorar a nadie también demuestra inteligencia: El talento, las habilidades cognitivas, la concentración, la intensidad de tu juego, etc., se ven condicionados si menosprecias a tu rival. Cualquiera te puede meter canasta, cualquiera te puede ganar.

- Reconocer los missmatches y desequilibrios: Reconocer ventajas por peso, altura, habilidades o velocidades, tanto tuyas como de tus compañeros. A priori, durante el juego o en décimas de segundo. Reconocer el ritmo que el rival quiere imponer. Reconocer su fórmula y conocer la forma para contrarrestarla.

- No hacer lo que no sabes hacer o tomar una decisión difícil cuando existe una más fácil: Estrechamente relacionado con esto, estaría la posibilidad de reconocer tu estado anímico y físico. Ser capaz de cambiarlo es una virtud excelente, posible aunque difícil, pero ser capaz de reconocerlo y tomar decisiones en consecuencia demuestra inteligencia y autocontrol.

- Reconocer las debilidades: Ataca las debilidades de tu defensor o de tu atacante y reconoce las tuyas para minimizar el impacto. En ataque cualquier lectura empieza de lo sencillo a lo complejo y en defensa también. Leer si tiene buen o mal tiro, si le falla el tiro tras bote, si su izquierda es especialmente floja o especialmente fuerte, o su centro de gravedad demasiado bajo, su velocidad,  la posición de sus pies o dónde se siente más incómodo y allí llevarlo.

- Saber forzar faltas o reconocer el nivel de arbitraje y actuar en consecuencia: Las faltas condicionan los partidos. Puntos a reloj parado es presión sobre el rival. Aprender a forzar faltas es un síntoma de inteligencia pues demuestra conocimiento del juego. Entender dónde está el listón que ponen los árbitros a las faltas, asumirlo como parte del juego, y tomar decisiones en beneficio propio.

- Control de la situación de tus compañeros: Dar balones en situaciones donde otro las puede aprovechar, aprovechar tus puntos fuertes, asegurar situaciones clave . Nunca dejes de moverte.

- Dominar los conceptos de spacing y timing: es decir, dónde colocarte y en qué momento empezar un movimiento. Primero conocerlos para luego poder aplicar con rapidez estos dos conceptos íntimamente relacionados.

¿Cómo trabajar esto? bueno, como todo, paciencia y determinación.

Meter el balón por el aro es una cosa, jugar baloncesto sería otra. Es común escuchar el típico tópico que alguien ha oído de otro y le da por repetirlo hasta la saciedad; “el baloncesto es fácil”, pero es que, el baloncesto, no es fácil. El baloncesto es muy difícil. Hay que conocer decenas de conceptos; después de conocerlos, hay que saber usarlos de forma integrada y coordinada con tus compañeros de equipo, de manera efectiva, eficiente, rápida, a pulsaciones de partido y mejor que tu rival. Cuanto mayor número de variables puedas dominar y anticiparte a ellas más se acentúa la diferencia en el juego. Si llegas a ese punto, claro que el baloncesto es fácil, aparentemente. No hay nada que sea producto de horas de dedicación que sea fácil. Una mente puede tardar meses o años en aprender cosas y puede olvidarlas al mismo ritmo que las aprende.

Estos micro y/o macro conceptos que trabajan sobre el detalle y que cambian el resultado de los partidos se deben pensar y repensar para ser matizados, mejorados y dominados sin perder la referencia vital de que cada día los mejoras o empeoras. Muy a menudo estos conceptos están escondidos entre las palabras de contenido dudoso o sin contenido. El propósito de este artículo es intentar desmenuzar un poco en que consiste ser un jugador inteligente. Creo que sabiendo bien el significado de algo se puede trabajar mejor en pos de mejorar y alcanzar objetivos. Por supuesto que el tema es tan amplio y complejo que el artículo quedará corto pero debería servir como una primera aproximación.

Lo primero sería una distinción en las definiciones entre listo e inteligente. Un jugador listo sería el que saca provecho de las acciones en el campo instintivamente, su instinto en la cancha le llevaría a ganar ventaja en muchas situaciones. La inteligencia sería más producto de la experiencia y es la capacidad de tomar buenas decisiones de forma consciente basadas en los conocimientos adquiridos… Creo que se le puede dar un significado más medible a estas palabras.

Por lo tanto, ¿Qué entiendo por ser inteligente en la cancha? Obviamente controlar todo, en todo momento, entiendo que a día de hoy escapa a la capacidad humana. Una buena definición sería el control del mayor número posible de variables,  en el menor tiempo posible y seleccionando la más fácil y efectiva en cada contexto. Vamos a enumerar algunos ejemplos:

- Control del tiempo y las faltas: Control del tiempo del cuarto, del reloj de posesión, del bonus de faltas y qué jugadores importantes del otro equipo están en peligro de faltas.

- Anticiparse a la acción: Reconocer situaciones y anticiparse a las más probables. La mente tiene que abrir constantemente un nuevo abanico de posibilidades. Tener siempre un buen “plan B” y saber recurrir a él rápidamente si falla el “plan A”. Contemplar muchas variables, tener los recursos para reaccionar y saber usarlos reaccionando a esas variables.

- No infravalorar a nadie también demuestra inteligencia: El talento, las habilidades cognitivas, la concentración, la intensidad de tu juego, etc., se ven condicionados si menosprecias a tu rival. Cualquiera te puede meter canasta, cualquiera te puede ganar.

- Reconocer los missmatches y desequilibrios: Reconocer ventajas por peso, altura, habilidades o velocidades, tanto tuyas como de tus compañeros. A priori, durante el juego o en décimas de segundo. Reconocer el ritmo que el rival quiere imponer. Reconocer su fórmula y conocer la forma para contrarrestarla.

- No hacer lo que no sabes hacer o tomar una decisión difícil cuando existe una más fácil: Estrechamente relacionado con esto, estaría la posibilidad de reconocer tu estado anímico y físico. Ser capaz de cambiarlo es una virtud excelente, posible aunque difícil, pero ser capaz de reconocerlo y tomar decisiones en consecuencia demuestra inteligencia y autocontrol.

- Reconocer las debilidades: Ataca las debilidades de tu defensor o de tu atacante y reconoce las tuyas para minimizar el impacto. En ataque cualquier lectura empieza de lo sencillo a lo complejo y en defensa también. Leer si tiene buen o mal tiro, si le falla el tiro tras bote, si su izquierda es especialmente floja o especialmente fuerte, o su centro de gravedad demasiado bajo, su velocidad,  la posición de sus pies o dónde se siente más incómodo y allí llevarlo.

- Saber forzar faltas o reconocer el nivel de arbitraje y actuar en consecuencia: Las faltas condicionan los partidos. Puntos a reloj parado es presión sobre el rival. Aprender a forzar faltas es un síntoma de inteligencia pues demuestra conocimiento del juego. Entender dónde está el listón que ponen los árbitros a las faltas, asumirlo como parte del juego, y tomar decisiones en beneficio propio.

- Control de la situación de tus compañeros: Dar balones en situaciones donde otro las puede aprovechar, aprovechar tus puntos fuertes, asegurar situaciones clave . Nunca dejes de moverte.

- Dominar los conceptos de spacing y timing: es decir, dónde colocarte y en qué momento empezar un movimiento. Primero conocerlos para luego poder aplicar con rapidez estos dos conceptos íntimamente relacionados.

¿Cómo trabajar esto? bueno, como todo, paciencia y determinación.

Javier Huertas: @bball4real1

 

4

 

Aprovechamos la presencia de Diego Ocampo en el Curso de Entrenador Superior 2014 para charlar con él. Diego acaba de finalizar una exitosa temporada como entrenador ayudante de Aíto García Reneses en el Cajasol. Para el próximo curso, ha fichado como primer técnico del UCAM Murcia.

¿Cómo ha sido la experiencia de ponente en el curso de Entrenador Superior?

Por encima de todo, muy enriquecedora. He estado durante tres días hablando de baloncesto y tengo que decir que se me han hecho muy cortos. En definitiva, he disfrutado mucho en este curso.

¿Qué recomiendas a los alumnos para afrontar el curso de la mejor forma posible?

Que no se centren solo en aprobar, sino en aprovechar todo el contenido del curso, que pienso que es muy bueno, para aprender lo máximo posible. Por otro lado, decir que hay que descansar lo suficiente, ya que por ejemplo el no dormir por las noches no te garantiza el superar el curso.

¿Cuáles son para ti las principales características que definen a un gran entrenador?

Principalmente, que sea una buena persona y con valores, sabiendo transmitirlos en la pista y a sus jugadores. Aunque parezca algo simple, eso es para mí lo que tiene que tener un buen entrenador.

Hablando un poco de Entrenandobasket, ¿qué te parece esta nueva revista?

Siempre es positivo de que salgan a la luz proyectos nuevos como Entrenandobasket. Es cierto de que hoy en día existen varios medios de formación para entrenadores, pero el hecho de que esta revista sea tan completa y con colaboradores de tanto prestigio, hace que despierte un plus adicional de interés.

Para terminar, hablar de tu futuro inmediato que será en el banquillo del UCAM Murcia como primer entrenador, ¿cómo afrontas este nuevo reto?

Por supuesto, con la máxima ilusión, ya que se trata de un reto muy atractivo. Tenemos que representar tanto a la Universidad como a la ciudad y espero que lo hagamos de la mejor manera posible. Estoy deseando comenzar a trabajar.

 

 

 

0

Hablamos con Chus Mateo, uno de los grandes entrenadores de nuestro país y colaborador de Entrenandobasket. En los próximos días, dirigirá la primera edición del Chus Mateo Summer Academy, Campus de verano dirigido a jugadores de alto rendimiento de todo el mundo.

¿Cómo se presenta el Chus Mateo Summer Academy?

Empezamos este proyecto con una gran ilusión. El Summer Academy pretende ser duradero en el tiempo y acabar convirtiéndose en un campus internacional de verano referencia para jugadores jóvenes con ambición, cuya intención sea trabajar intensamente durante los 10 días, con el fin de mejorar ciertos aspectos técnicos y su conocimiento del juego.

¿Cuáles son los objetivos reales de este Campus?

Nuestra intención es complementar su formación trabajando durante los 10 días muy intensamente en los entrenamientos de una forma seria y diferente, sin olvidarnos del aspecto competitivo. Pretendemos proporcionar a los jóvenes consejos prácticos para el juego, trucos, generar o fortalecer hábitos deportivos y rutinas que puedan serles de utilidad a posteriori y ayudarles a dar un paso adelante en su lucha por llegar a ser mejores.

¿Cuál crees que es a tu juicio el mayor atractivo de este Campus?

La calidad de nuestros entrenadores y del plan de trabajo es ya un gran atractivo. Trataremos además de enseñar a los jóvenes a preparar su perfil deportivo y académico, con la ayuda de AGM (empresa que ayuda a encontrar desde hace años su futuro a los chicos universidades de EEUU).

Complementaremos los entrenamientos con trabajo especial o master class donde tendremos con nosotros a Hugo López (el tiro), Jenaro Díaz (el pase), Angel Cañete (el bote) o Berni Rodríguez (el 1×1 exterior) y Germán Gabriel (1×1 en el Poste Bajo).

Además, realizaremos en colaboración con la UCLM de Toledo y la Facultad de CC del Deporte algunos estudios sobre dónde apunta un jugador cuando tira o su técnica de salto, el arco de tiro…

Creo en definitiva que los jugadores no se van a aburrir.

Hablando ahora un poco de ti personalmente, ¿qué balance harías de tu última etapa en Fuenlabrada?

Obviamente, mi última etapa en Fuenlabrada no ha sido todo lo larga que me hubiese gustado. Creo que en ocasiones se necesita algo más de tiempo para que las cosas funcionen cuando hay tanto jugador nuevo y dar cierta estabilidad a los proyectos, pero no hubo suerte. Ojalá Fuenlabrada tenga más suerte en el futuro.

¿Cuáles son tus planes de futuro inmediato?

No sé qué proyectos se avecinan, pero seguro que algo bueno. Quiero entrenar y me gustaría que fuera en España al máximo nivel, pero es obvio que no es fácil, somos muchos entrenadores y pocas plazas. Si tuviera que entrenar fuera de España tampoco me importaría. Seguro que tras mi experiencia en China todo sería mucho más fácil…

Ahora estoy muy centrado en el proyecto del campus. Quiero que salga muy bien y facilitar a los chicos una herramienta más de trabajo. Una nueva forma de trabajar en verano ofreciéndoles trabajar de un modo muy individualizado.

Centrándonos ahora en Entrenandobasket, ¿qué te parece la acogida que está teniendo este nuevo proyecto?

Me parece realmente una muy buena idea. Creo que cada vez hay más entrenadores ambiciosos, que quieren saber más, que quieren llegar más lejos y no se conforman con los conocimientos que tienen hasta ahora. Enriquecerá nuestro baloncesto escuchar la opinión de gente con experiencia y ponen en común los conocimientos encima de la mesa. Se necesitan revistas especializadas como esta.

Además me parece que habrá mucho aficionado que quiera profundizar algo más allá de lo que es la mera información sobre resultado de su equipo en el partido del sábado.

¿Cuáles son los factores principales que te han llamado la atención para que te incorpores a la revista como colaborador?

Muchas veces la propia experiencia te hace ir aprendiendo de un modo salvaje y autodidacta. Rechazar una idea, un método, un sistema o asumirlo como propia. En este caso creo que la revista será una fuente más donde beber. En cierta medida todos los colaboradores de la revista, seremos un poco formadores de otros entrenadores (formador de formadores) y eso supone asumir una gran responsabilidad que me atrae.

Entrenandobasket es una revista especializada a la formación de entrenadores, ¿qué es para ti lo que define mayormente a un buen entrenador?

Creo que es tan importante saber de baloncesto, como tener un método de trabajo. Creo que es tan importante tener un plan como saber improvisar y ser capaz de abandonarlo en el momento adecuado. Creo que es tan importante saber entrenar como ser capaz de manejar el grupo. Creo es tan importante exigir el máximo al jugador como saber llegar él. Creo que es tan importante tener credibilidad como saber escuchar lo que te dice tu cuerpo técnico.

Al final el entrenador es una mezcla de virtudes y ha de asemejarse a un maestro. pero cada uno tiene su estilo y está demostrado que por muchos caminos se puede alcanzar el éxito. Aunque hay muchas verdades incontestables, no hay un solo camino en este juego.

Una recomendación especial para todos aquellos que estén interesados en suscribirse a Entrenandobasket.

 Que no duden ni por un momento que acabará siendo una herramienta muy útil y que para muchos de ellos acabará convirtiéndose en su libro de cabecera.

 

0

Carlos Cabezas es uno de los mejores bases nacionales de los últimos tiempos. Natural de Málaga y con 33 años de edad, fue miembro de la generación de los júniors de oro, que dirigía nuestro colaborador Charly Sainz de Aja en el Mundial de 1999, en el que conquistaron el título. Además, Carlos fue campeón del Mundo y de Europa con la absoluta, en los años 2006 y 2009, respectivamente. A nivel de club, ha conseguido un título de Liga ACB, una Copa del Rey y una Copa Korac, todos ellos con Unicaja. Hemos tenido la ocasión de poder hablar con él, aprovechando que este fin de semana estará junto con Alberto Corbacho en el Campus organizado por el CB Andraxt, club mallorquín con el que Entrenandobasket mantiene un convenio de colaboración.

¿Cómo están siendo las vacaciones para Carlos Cabezas?

La verdad es que muy bien. Desconectando un poco y estando más tiempo con la familia y los amigos. Durante la primera semana, paré por completo para que descansaran las articulaciones y evitar los riesgos de lesiones. En el próximo mes, ya comenzaré con un trabajo de técnica individual de cara a la pretemporada, que empezará en agosto.

¿Qué valoración harías de esta última temporada tanto a nivel individual como colectivo?

Pienso que en ambos factores, de notable. A nivel colectivo, cumplimos de sobra el gran objetivo del equipo que era la permanencia, aunque quizás nos faltó un pasito para lo que algunos miembros de la plantilla pensábamos que era posible, disputar la Copa del Rey o los Playoffs. En cuanto a nivel personal, me he sentido bastante bien, pero también es cierto de que he tenido algunos baches que me han impedido ser más regular. No obstante, cuando llegó Luis Casimiro mi nivel mejoró y por lo general, me siento contento.

El viernes asistirás al Campus del CB Andraxt, en el que también estará Alberto Corbacho, ¿en qué consistirá tu función en este Campus?

Transmitirle a mis chicos mi experiencia y en general, el poder hablar con ellos, ya sea sobre mi mecánica de tiro o sobre técnica individual. Por supuesto, también el jugar y divertirme con ellos, que es mayormente lo que ellos desean.

¿Resulta muy gratificante para ti el poder utilizar tus conocimientos para enseñar a jugadores que están empezando?

Siempre, ya que al final, somos un espejo para ellos. Recuerdo que cuando yo tenía su edad, mi gran objetivo era sacar buenas notas para que mis padres me llevaran en el verano al Campus de Marbella, en el que asistían jugadores de la talla de Rickey Brown o Nacho Rodríguez, que para mí era lo máximo el poder estar con ellos.

Hablando un poco de Entrenandobasket, ¿qué te perece este nuevo proyecto?

Ante todo, muy positivo. Todo proyecto que vaya encaminado a hablar de baloncesto y a poder ampliar los conocimientos de nuestro deporte, me parece una idea magnífica.

En el grupo de colaboradores de Entrenandobasket hay algunos con los que has tenido la suerte de trabajar, ¿cómo calificarías a este grupo de entrenadores?

Es un grupo de mucha calidad, ya que todos son entrenadores profesionales y de una larga trayectoria. Debido a la difícil situación por la que atraviesa nuestro país, algunos de ellos han tenido que emigrar y están triunfando en el extranjero, como por ejemplo Iván Déniz, campeón de Liga en Venezuela, o Curro Segura, al que conozco bastante y que se ha marchado a Kuwait con Jesús Lázaro. Por supuesto, también citar a Chus Mateo, que lo he tenido tanto en Unicaja como en Fuenlabrada.

Eres un jugador con una larga trayectoria y por lo tanto, has tenido a numerosos entrenadores, ¿qué es lo que define mayormente para ti a un gran entrenador?

Por encima de todo y más que grite más o menos, que sepa transmitir sus valores dentro de una cancha, que vaya de frente y sepa ganarse el respeto de los jugadores.

¿Podrías decirnos quién el entrenador que más te ha influido en tu carrera?

En primer lugar, he de decir que he aprendido de muchos y resulta complicado quedarse con uno solo. Recuerdo con un cariño muy especial al maestro Bozidar Maljkovic, que fue el que me hizo debutar con 18 años en el Palau Blaugrana y también a Sergio Scariolo, ya que con él conseguí todos los títulos que tengo en Unicaja y fue el que me llevó a Rusia, algo muy importante para mí en aquel momento. También he tenido a otros grandes técnicos que me han influido bastante, como Aíto García Reneses, Chus Mateo u otros cuando era jugador de cantera.

Para terminar, ¿cuáles son los planes de futuro de Carlos Cabezas?

Pues ver de reojo la final de la Liga Endesa y también estar atento a como se va moviendo el mercado, aunque eso más un tema de mi agente. Quiero seguir disfrutando de las vacaciones y como decía antes, en poco tiempo empezaré a hacer un trabajo específico de cara la próxima temporada.

 

 

0

Entrenandobasket ha tenido la ocasión de poder charlar con Víctor Rubio, miembro del grupo de colaboradores de la revista. La semana pasada se hizo oficial su fichaje por el Power Electronics Paterna, que militará en la Liga EBA.

¿Cómo te sientes después de confirmarse tu fichaje por el Power Electronics Paterna?

Muy ilusionado, primero por volver a entrenar en Liga EBA, segundo por hacerlo en un club estabilizado, con unos buenos cimientos y que cuenta con gente muy válida y trabajadora en su directiva y organigrama. Y tercero, por ser mi primera experiencia fuera de Gandía (más allá de mi etapa como seleccionador autonómico cadete masculino). En definitiva, una experiencia nueva que afronto con la madurez y ambición necesaria para disfrutarla como se merece.

¿Qué referencias tienes sobre tu nuevo equipo?

Muchas, ya que conocía a la plantilla de seguirles durante la temporada (juegan en el mismo grupo de liga EBA que Gandía) y tenía referencias tanto de la directiva como del club (puesto que es una entidad con historia y tradición baloncestística en nuestra Comunidad). Así que cuando contactaron conmigo, rápidamente me motivó la posibilidad de poder trabajar juntos.

¿Cuáles son los objetivos reales que se ha marcado el club?

Aún habrá que ver qué plantilla podemos hacer y valorar las posibilidades reales del equipo. Espero que podamos trabajar bien en estas semanas para cerrar un buen grupo y luego no ponernos límites, más allá de tratar de ser muy competitivos cada semana y que la calidad del trabajo diario sea alta (¡amén de que nos respeten las lesiones!) A partir de ahí, la liga nos pondrá donde merezcamos.

El equipo competirá en Liga EBA, ¿cómo valoraría el verdadero nivel de esta competición?

Es una liga complicada de jugar. Normalmente, destacan los equipos que por tradición o experiencia en ligas superiores, ya que mantienen un apoyo económico mayor y una estructura de club más firme. También hay que contar con el talento de los equipos filiales de grandes entidades deportivas del panorama baloncestístico y por supuesto, con los jugadores veteranos que en la mayoría de casos, por una situación laboral que no les permite jugar en una liga mayor, aporta su calidad al nivel de esta liga EBA. Toda esta heterogeneidad, le da un plus de dificultad a una liga donde ganar cada semana es muy complicado.

Has estado un año sin entrenar, ¿se echa mucho de menos todo lo que rodea a estar en un banquillo?

Por supuesto. Después de unos 15-16 años ininterrumpidos (donde entrené en todas las categorías de base, y donde fui ayudante, preparador físico, coordinador de cantera y primer entrenador de LEB Oro, Plata y liga EBA), es natural que necesitase un descanso. Al principio lo llevé bien, me alejé del día a día de un equipo, me centré en mi formación y en ver baloncesto desde la barrera. Después de un tiempo, es inevitable sentir que te falta esa tensión y adrenalina competitiva que nos mantiene enganchado a esto cada semana. De todas formas, creo que a mí me vino bien a nivel personal y espero sacarle partido ahora en este nuevo reto en CB Nou Basquet Paterna.

Aparte de ser entrenador, también has trabajado varias temporadas como preparador físico, ¿en qué función te sientes más cómodo?

Yo siempre me sentí entrenador. Soy licenciado en Educación Física y es cierto que durante los primeros años mis estudios me sirvieron para junto con mi formación como entrenador, compaginar ambos cargos y poder ofertar un mejor trabajo en los cuerpos técnicos en los que tuve la opción de entrar (en Gandía, con el gran Isma Cantó). Durante esos años, disfruté mucho trabajando la parcela de preparación física, pero inconscientemente, mi cabeza se iba centrando más en otros aspectos del juego que me llevaban irremediablemente hacia la parcela del entrenador. Eso es lo que soy y así me siento.

Hablando un poco de Entrenandobasket, ¿qué te está pareciendo los comienzos de este nuevo proyecto?

Pues como todo lo que supone un inicio, lo vives con incertidumbre, ilusión, pero con muchas ganas de que vea la luz. Pienso que es una gran iniciativa para todos los ámbitos que completan el mundo del baloncesto y espero que sea un punto de encuentro para entrenadores, preparadores físicos, ayudantes, etc. Además, espero que nuestros artículos sirvan para crear debate y nos ayude a mejorar a todos.

No estamos sobrados de atención mediática hacia nuestro deporte y si no la tenemos “fuera”, la tenemos que fomentar desde dentro. Estoy deseando empezar a hablar de baloncesto.

¿Cuál crees que es el verdadero punto fuerte de la revista?

Pues aparte de la variedad temática y de la segura riqueza de los contenidos, creo que la revista ofrecerá un alto nivel de conocimientos y experiencias por parte de todos los colaboradores, con lo que a priori, el material que se va a ofrecer a los suscriptores va a ser de una calidad a la que merece la pena no renunciar.

Vas a ser uno de los colaboradores y parece que te sientes muy motivado ante este nuevo reto…

Poder formar parte del grupo de elegidos para iniciar un proyecto tan interesante y llamativo como este, es un auténtico privilegio. Estoy con unas ganas enormes de que el proyecto salga definitivamente a la luz pública y esperar a ver las primeras respuestas de la gente. Al mismo tiempo, siento una gran responsabilidad para que el material que publiquemos, esté a la altura de las expectativas que la gente tendrá de una iniciativa como esta. Vamos a intentar que todos juntos consigamos un producto de calidad para los que nos lean.

4

Nace Entrenandobasket, la revista digital especializada en formación de entrenadores

Ya está aquí Entrenandobasket, revista digital especializada en formación de entrenadores de baloncesto, cuyo material estará exclusivamente escrito por varios entrenadores profesionales de nuestro país. El gran objetivo de esta revista es convertirse en una de las principales fuentes de referencia para que todos los entrenadores de nuestro país puedan ampliar su formación y también para aquellos que sean simples aficionados de nuestro deporte, tengan una oportunidad de conocimiento del juego. El proyecto estará dirigido por Juanjo Segura, titulado en un máster en Periodismo Deportivo por la Universidad de Valencia y actual alumno del curso de Entrenador Superior. El sistema de acceso a la revista será mediante sistema de suscripción y tendrá un precio simbólico de 1 euro al mes. Las secciones en las que estará agrupada la revista serán las siguientes:

-          TÉCNICA INDIVIDUAL

-          LA DEFENSA

-          TÁCTICA OFENSIVA

-          CÓMO PLANIFICAR UNA TEMPORADA SEGÚN LA CATEGORÍA

-          EL CALENTAMIENTO

-          LA FIGURA DEL ENTRENADOR ASISTENTE

-          CÓMO TRABAJAR LA PREPARACIÓN FÍSICA SEGÚN LA CATEGORÍA

-          PSICOLOGÍA DEL ENTRENADOR

Además del contenido de formación, todos los números de la revista constarán de una entrevista a un entrenador distinto al grupo de colaboradores.

Desde Entrenandobasket, os animamos a que podáis disfrutar del gran material de esta revista, ya que depende principalmente de vosotros que este nuevo proyecto se consolide.