Quiero reflexionar también sobre los aprendizajes que están disponibles, si quieres mirarlos, después de fracasar. Yo hace años que vivo de esos aprendizajes, esos ocho meses me acompañan. Llenos de recuerdos, buenos y malos pero intensos todos ellos. Y ahí es donde quiero animar a todos los entrenadores y jugadores que experimentamos “minifracasos” (cosas que no salen como hemos visualizado, planificado, soñado). Esos momentos son grandes oportunidades para asumir que no hemos sido suficientemente buenos (TODAVÍA) para conseguirlo. Y eso nos abre la oportunidad REAL a aprender. Los que nos rodean intentarán que no “hagamos sangre”, que no nos preocupemos, o que culpemos a otros. No es buena idea. Aprender no se trata de prepararse, prepararse, prepararse, y cuando estás preparado, saltar al ruedo y tener éxito.Y si no hay éxito es por culpa de otros… Aprender va de atreverse a ser imperfecto, y a, desde la experiencia, crecer, transformar, cambiar, incorporar, quitar…. cosas, ideas, actitudes, métodos, estrategias… siempre fuera de la zona de confort. El mayor límite que tenemos es el miedo a no ser suficiente. Pues bien, no te preocupes, porque “no ser suficiente TODAVÍA”, es la mejor noticia: puedes seguir aprendiendo!

ATRÉVETE A SOÑAR
En busca de la felicidad, de Will Smith…. “nunca dejes que nadie te diga que no puedes hacer algo. Ni tan solo yo. La quente que te dirá que no puedes, es la que no se ha atrevido o no lo ha conseguido”. Yo te digo, pues, que si yo, un chaval bajito que dejó de jugar a básquet a los 21 años por “malo”, que no vengo de familia rica, que nunca he sido enchufado en ningún sitio, etc… he conseguido entrenar en ACB, tú también puedes, si eso es lo que deseas ¿Por qué no?