Suscripciones
Inicio Archivos 2014 junio

Archivos Mensualesjunio 2014

0

Carlos Cabezas es uno de los mejores bases nacionales de los últimos tiempos. Natural de Málaga y con 33 años de edad, fue miembro de la generación de los júniors de oro, que dirigía nuestro colaborador Charly Sainz de Aja en el Mundial de 1999, en el que conquistaron el título. Además, Carlos fue campeón del Mundo y de Europa con la absoluta, en los años 2006 y 2009, respectivamente. A nivel de club, ha conseguido un título de Liga ACB, una Copa del Rey y una Copa Korac, todos ellos con Unicaja. Hemos tenido la ocasión de poder hablar con él, aprovechando que este fin de semana estará junto con Alberto Corbacho en el Campus organizado por el CB Andraxt, club mallorquín con el que Entrenandobasket mantiene un convenio de colaboración.

¿Cómo están siendo las vacaciones para Carlos Cabezas?

La verdad es que muy bien. Desconectando un poco y estando más tiempo con la familia y los amigos. Durante la primera semana, paré por completo para que descansaran las articulaciones y evitar los riesgos de lesiones. En el próximo mes, ya comenzaré con un trabajo de técnica individual de cara a la pretemporada, que empezará en agosto.

¿Qué valoración harías de esta última temporada tanto a nivel individual como colectivo?

Pienso que en ambos factores, de notable. A nivel colectivo, cumplimos de sobra el gran objetivo del equipo que era la permanencia, aunque quizás nos faltó un pasito para lo que algunos miembros de la plantilla pensábamos que era posible, disputar la Copa del Rey o los Playoffs. En cuanto a nivel personal, me he sentido bastante bien, pero también es cierto de que he tenido algunos baches que me han impedido ser más regular. No obstante, cuando llegó Luis Casimiro mi nivel mejoró y por lo general, me siento contento.

El viernes asistirás al Campus del CB Andraxt, en el que también estará Alberto Corbacho, ¿en qué consistirá tu función en este Campus?

Transmitirle a mis chicos mi experiencia y en general, el poder hablar con ellos, ya sea sobre mi mecánica de tiro o sobre técnica individual. Por supuesto, también el jugar y divertirme con ellos, que es mayormente lo que ellos desean.

¿Resulta muy gratificante para ti el poder utilizar tus conocimientos para enseñar a jugadores que están empezando?

Siempre, ya que al final, somos un espejo para ellos. Recuerdo que cuando yo tenía su edad, mi gran objetivo era sacar buenas notas para que mis padres me llevaran en el verano al Campus de Marbella, en el que asistían jugadores de la talla de Rickey Brown o Nacho Rodríguez, que para mí era lo máximo el poder estar con ellos.

Hablando un poco de Entrenandobasket, ¿qué te perece este nuevo proyecto?

Ante todo, muy positivo. Todo proyecto que vaya encaminado a hablar de baloncesto y a poder ampliar los conocimientos de nuestro deporte, me parece una idea magnífica.

En el grupo de colaboradores de Entrenandobasket hay algunos con los que has tenido la suerte de trabajar, ¿cómo calificarías a este grupo de entrenadores?

Es un grupo de mucha calidad, ya que todos son entrenadores profesionales y de una larga trayectoria. Debido a la difícil situación por la que atraviesa nuestro país, algunos de ellos han tenido que emigrar y están triunfando en el extranjero, como por ejemplo Iván Déniz, campeón de Liga en Venezuela, o Curro Segura, al que conozco bastante y que se ha marchado a Kuwait con Jesús Lázaro. Por supuesto, también citar a Chus Mateo, que lo he tenido tanto en Unicaja como en Fuenlabrada.

Eres un jugador con una larga trayectoria y por lo tanto, has tenido a numerosos entrenadores, ¿qué es lo que define mayormente para ti a un gran entrenador?

Por encima de todo y más que grite más o menos, que sepa transmitir sus valores dentro de una cancha, que vaya de frente y sepa ganarse el respeto de los jugadores.

¿Podrías decirnos quién el entrenador que más te ha influido en tu carrera?

En primer lugar, he de decir que he aprendido de muchos y resulta complicado quedarse con uno solo. Recuerdo con un cariño muy especial al maestro Bozidar Maljkovic, que fue el que me hizo debutar con 18 años en el Palau Blaugrana y también a Sergio Scariolo, ya que con él conseguí todos los títulos que tengo en Unicaja y fue el que me llevó a Rusia, algo muy importante para mí en aquel momento. También he tenido a otros grandes técnicos que me han influido bastante, como Aíto García Reneses, Chus Mateo u otros cuando era jugador de cantera.

Para terminar, ¿cuáles son los planes de futuro de Carlos Cabezas?

Pues ver de reojo la final de la Liga Endesa y también estar atento a como se va moviendo el mercado, aunque eso más un tema de mi agente. Quiero seguir disfrutando de las vacaciones y como decía antes, en poco tiempo empezaré a hacer un trabajo específico de cara la próxima temporada.

 

 

0

Entrenandobasket ha tenido la ocasión de poder charlar con Víctor Rubio, miembro del grupo de colaboradores de la revista. La semana pasada se hizo oficial su fichaje por el Power Electronics Paterna, que militará en la Liga EBA.

¿Cómo te sientes después de confirmarse tu fichaje por el Power Electronics Paterna?

Muy ilusionado, primero por volver a entrenar en Liga EBA, segundo por hacerlo en un club estabilizado, con unos buenos cimientos y que cuenta con gente muy válida y trabajadora en su directiva y organigrama. Y tercero, por ser mi primera experiencia fuera de Gandía (más allá de mi etapa como seleccionador autonómico cadete masculino). En definitiva, una experiencia nueva que afronto con la madurez y ambición necesaria para disfrutarla como se merece.

¿Qué referencias tienes sobre tu nuevo equipo?

Muchas, ya que conocía a la plantilla de seguirles durante la temporada (juegan en el mismo grupo de liga EBA que Gandía) y tenía referencias tanto de la directiva como del club (puesto que es una entidad con historia y tradición baloncestística en nuestra Comunidad). Así que cuando contactaron conmigo, rápidamente me motivó la posibilidad de poder trabajar juntos.

¿Cuáles son los objetivos reales que se ha marcado el club?

Aún habrá que ver qué plantilla podemos hacer y valorar las posibilidades reales del equipo. Espero que podamos trabajar bien en estas semanas para cerrar un buen grupo y luego no ponernos límites, más allá de tratar de ser muy competitivos cada semana y que la calidad del trabajo diario sea alta (¡amén de que nos respeten las lesiones!) A partir de ahí, la liga nos pondrá donde merezcamos.

El equipo competirá en Liga EBA, ¿cómo valoraría el verdadero nivel de esta competición?

Es una liga complicada de jugar. Normalmente, destacan los equipos que por tradición o experiencia en ligas superiores, ya que mantienen un apoyo económico mayor y una estructura de club más firme. También hay que contar con el talento de los equipos filiales de grandes entidades deportivas del panorama baloncestístico y por supuesto, con los jugadores veteranos que en la mayoría de casos, por una situación laboral que no les permite jugar en una liga mayor, aporta su calidad al nivel de esta liga EBA. Toda esta heterogeneidad, le da un plus de dificultad a una liga donde ganar cada semana es muy complicado.

Has estado un año sin entrenar, ¿se echa mucho de menos todo lo que rodea a estar en un banquillo?

Por supuesto. Después de unos 15-16 años ininterrumpidos (donde entrené en todas las categorías de base, y donde fui ayudante, preparador físico, coordinador de cantera y primer entrenador de LEB Oro, Plata y liga EBA), es natural que necesitase un descanso. Al principio lo llevé bien, me alejé del día a día de un equipo, me centré en mi formación y en ver baloncesto desde la barrera. Después de un tiempo, es inevitable sentir que te falta esa tensión y adrenalina competitiva que nos mantiene enganchado a esto cada semana. De todas formas, creo que a mí me vino bien a nivel personal y espero sacarle partido ahora en este nuevo reto en CB Nou Basquet Paterna.

Aparte de ser entrenador, también has trabajado varias temporadas como preparador físico, ¿en qué función te sientes más cómodo?

Yo siempre me sentí entrenador. Soy licenciado en Educación Física y es cierto que durante los primeros años mis estudios me sirvieron para junto con mi formación como entrenador, compaginar ambos cargos y poder ofertar un mejor trabajo en los cuerpos técnicos en los que tuve la opción de entrar (en Gandía, con el gran Isma Cantó). Durante esos años, disfruté mucho trabajando la parcela de preparación física, pero inconscientemente, mi cabeza se iba centrando más en otros aspectos del juego que me llevaban irremediablemente hacia la parcela del entrenador. Eso es lo que soy y así me siento.

Hablando un poco de Entrenandobasket, ¿qué te está pareciendo los comienzos de este nuevo proyecto?

Pues como todo lo que supone un inicio, lo vives con incertidumbre, ilusión, pero con muchas ganas de que vea la luz. Pienso que es una gran iniciativa para todos los ámbitos que completan el mundo del baloncesto y espero que sea un punto de encuentro para entrenadores, preparadores físicos, ayudantes, etc. Además, espero que nuestros artículos sirvan para crear debate y nos ayude a mejorar a todos.

No estamos sobrados de atención mediática hacia nuestro deporte y si no la tenemos “fuera”, la tenemos que fomentar desde dentro. Estoy deseando empezar a hablar de baloncesto.

¿Cuál crees que es el verdadero punto fuerte de la revista?

Pues aparte de la variedad temática y de la segura riqueza de los contenidos, creo que la revista ofrecerá un alto nivel de conocimientos y experiencias por parte de todos los colaboradores, con lo que a priori, el material que se va a ofrecer a los suscriptores va a ser de una calidad a la que merece la pena no renunciar.

Vas a ser uno de los colaboradores y parece que te sientes muy motivado ante este nuevo reto…

Poder formar parte del grupo de elegidos para iniciar un proyecto tan interesante y llamativo como este, es un auténtico privilegio. Estoy con unas ganas enormes de que el proyecto salga definitivamente a la luz pública y esperar a ver las primeras respuestas de la gente. Al mismo tiempo, siento una gran responsabilidad para que el material que publiquemos, esté a la altura de las expectativas que la gente tendrá de una iniciativa como esta. Vamos a intentar que todos juntos consigamos un producto de calidad para los que nos lean.

2

Entrenandobasket ha tenido la oportunidad de charlar con Jordi Sampietro, entrenador superior y director de la empresa BelgradoBasketball, uno de los patrocinadores de nuestra revista.

¿Cómo se presenta el verano para BelgradoBasketball?

Pienso que pinta muy bien y que estamos en el buen camino, ya que llevamos tres años en los que las cosas están marchando bastante bien. El primer mes, estaremos en Madrid y Barcelona, con los dos últimos entrenadores del equipo junior de Estrella Roja de Belgrado, Milan Mandaric y Aleksandar Glisic. Este último sido campeón de la Euroliga junior derrotando al Real Madrid en la final. A partir del 15 de julio, nos marcharemos a Belgrado, donde trabajaremos con jugadores de entre categoría infantil hasta senior, que tienen un gran nivel.

¿Resulta a veces complicado el tener que organizar tantos campus concentrados en esta época del año?

Más complicado que organizarlo, resulta el tener que promocionarlo y diferenciarte de los demás. Hay que tener en cuenta que es una fecha con mucha demanda de actividades de este tipo y debes de ofrecer el mejor servicio posible y de la máxima calidad. Por supuesto, una vez que llega el día de los eventos, debes de implicarte al cien por cien para tratar de hacerlo lo mejor posible.

¿Qué destacarías como puntos más fuertes de los campus que organizáis?

En España considero tres puntos diferenciales: primero, que estamos trabajando con dos entrenadores serbios que son dos de los mejores de Europa en cuanto a trabajo de cantera, siendo especialistas de la técnica individual. Además, llevan muchos años viajando y eso les hace tener mucha experiencia. En segundo lugar, decir que los entrenamientos son en inglés y por último, destacar que es trabajo específico de técnica individual, donde el 99% del tiempo el jugador tiene el balón, lo que permite una gran posibilidad de mejora. En cuanto al Campus de Belgrado, decir que es un grupo reducido de entre 10 y 12 jugadores, donde los jugadores españoles tienen la posibilidad de convivir con jugadores serbios, además de conocer otro país y otra cultura.

En cuanto a tu empresa, la original Belgrado Basketball, ¿en qué momento de tu vida te decidiste por emprender en un proyecto así?

Pues decir que en agosto se cumplen diez años desde que llegué a Belgrado a trabajar en el baloncesto, primero como entrenador y scout. Cuando vi la forma de entender el baloncesto allí, con todo lo que esto conlleva, desde muy pronto empecé a darle vueltas a la cabeza para formar un proyecto de este tipo. Fue hace cuatro años cuando lo hablé con dos personas que conozco de medios digitales y me ayudaron a darle forma a la idea. Después, todo fue viniendo poco a poco.

A tu juicio, ¿cuáles son las diferencias más significativas en la forma de trabajar el baloncesto de cantera en Serbia y en nuestro país?

En primer lugar, destacaría la cultura del esfuerzo. Los jugadores serbios no se plantean si el entrenamiento es divertido o no, simplemente van a entrenar y punto. Después, también me gustaría señalar que gran parte de los entrenadores tienen una filosofía muy parecida y esto ayuda mucho. Por otra parte, decir que en Serbia, el simple hecho de ser entrenador ya supone un motivo de respeto. Yo mismo he podido presenciar como un entrenador se ausenta un momento de su entrenamiento para hablar por teléfono y los jugadores continúan trabajando igual, algo que aquí nos cuesta un poco todavía.

Centrándonos ahora en nuestro nuevo proyecto, Entrenandobasket, con el que tu empresa tiene un convenio de colaboración, ¿qué destacarías de la revista?

Pues ahora te puedo responder con lo mismo que tú me estás preguntando a mí. Era una idea que te rondaba en la cabeza desde hace tiempo y como todas, empiezas a darle forma y a invertirle tiempo y también dinero. El hecho de que haya tantos grandes entrenadores que vayan a escribir en la revista nos abre un amplio abanico de posibilidades a todos.

¿Qué te parece este grupo de colaboradores que van a escribir en la revista?

Como te decía antes, se nos abre un amplio abanico de posibilidades de poder aprender de estos grandes maestros y estoy seguro de que un grupo con tanto prestigio, seguro que no lo has conseguido en un día ni en dos. Además, pienso que es muy positivo que haya gente abierta a colaborar en nuevos proyectos, ya que en mi opinión, todos los que de alguna forma estamos involucrados en el mundo del baloncesto, debemos de apoyarnos. Por ejemplo, en mi caso, yo no te conocía en un principio y cuando me presentaste el proyecto y la posibilidad, recuerda que te dije en diez minutos que sí.

Para terminar e igual que le preguntaba a Gustavo Aranzana, ¿cómo animas a todos los amantes al baloncesto a que se suscriban a Entrenandobasket?

Pues pienso que es muy asequible y para la gente que tiene entre 20 y 40 años, no hay excusa posible de que por ejemplo, “vale muy cara”, ya que un euro al mes es menos de lo que cuesta un café. Hay que estar abierto a seguir formándose.